Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un helicóptero ha avistado decenas de cadáveres en la zona del naufragio al sur de Lampedusa

Hay 130 desaparecidos, muchos de ellos mujeres y niños, según el recuento oficial.- Los pasajeros eran inmigrantes eritreos y somalíes procedentes de Libia.- La embarcación volcó de madrugada a 70 kilómetros al suroeste de la isla

Un helicóptero ha avistado decenas de cadáveres en la zona del naufragio al sur de Lampedusa
MARIANO ZAFRA

La tripulación de un helicóptero de la Guardia financiera italiana ha avistado decenas de cadáveres en la zona del naufragio, esta madrugada, de una barcaza en aguas del canal de Sicilia. Entre los cuerpos, que no han podido cuantificar, había niños. Las autoridades han confirmado que al menos 20 personas han muerto y unas 130 siguen desaparecidas. Según fuentes de la Capitanía del Puerto de Lampedusa citadas por Ansa, la barca habría partido desde la ciudad de Zuwara, en Libia, con un "90% de probabilidades", y en ella viajaban desplazados somalíes y eritreos. Algunos sobrevivientes -La Reppublica muestra imágenes de uno de ellos- han confirmado que había mujeres y niños a bordo, y testimonios de las fuerzas de rescate han afirmado que en la embarcación viajaban cerca de 300 personas procedentes de países como Somalia, Eritrea, Nigeria o Sudán, y que habían partido de Libia.

El accidente se produjo hacia las 04.00 horas, a unas 39 millas (70 kilómetros) al sur de Lampedusa, en aguas maltesas. Los guardacostas italianos trataron de rescatar a los inmigrantes, pero las adversas condiciones del mar (fuerza 6) y la oscuridad dificultaron la operación, la barca volcó y los pasajeros acabaron cayendo al mar, explicaron fuentes de la Capitanía de Puerto en Lampedusa.

50 inmigrantes pudieron ser rescatados y han llegado esta mañana a Lampedusa, muchos de ellos en condiciones muy precarias y con síntomas de hipotermia aguda. A estas horas, la Guardia Costera italiana prosigue con lanchas y helicópteros las labores de búsqueda de supervivientes.

"Esperábamos ver alguno que alzara el brazo, pero no ha ocurrido. Entre los cadáveres, difíciles de cuantificar, hay también cuerpos de niños", ha explicado uno de los tripulantes del helicóptero de la Guardia de Finanzas, en declaraciones que recogen los medios italianos. "Los cadáveres flotan en grupos en el agua y esto nos permite tener idea de las dimensiones de la tragedia: desafortunadamente hay también niños. El helicóptero ha vuelto a la base para repostar", ha insistido.

El capitán Alessandro Vittorio, portavoz de la Guardia Costera, en declaraciones a France Presse, ha dicho que a pesar del desastre todavía mantenía la esperanza de encontrar a pasajeros con vida. "Desde nuestros barcos y helicópteros lanzamos todo tipo de boyas y lanzas para permitir que los pasajeros se agarren", ha contado.

Los inmigrantes pidieron ayuda a Malta a través de un teléfono por satélite y dos lanchas de la Guardia Costera y un helicóptero de la Guardia de Finanzas respondieron a la llamada de auxilio después de que las autoridades maltesas alertaran a Roma. Las adversas condiciones marítimas dificultaron todos los intentos de socorrerlos y acabaron naufragando durante las operaciones de rescate, según han explicado fuentes de la Capitanía de Puerto

Cerca de 21.000 inmigrantes procedentes del norte de África han llegado al sur de Italia desde principios de año, la mayoría con dirección a la pequeña isla de Lampedusa, situada a 150 kilómetros de la costa de Túnez. En los últimos días han empezado a llegar también desplazados de la guerra de Libia.

El arzobispo de Trípoli alertó hace un mes de que miles de eritreos y somalíes residentes en la capital libia estaban sin casa y buscaban huir del país.

Acuerdo frágil con Túnez y cumbre con Francia

Ayer, el ministro del Interior italiano, Roberto Maroni, negoció durante nueve horas en Túnez un acuerdo con su homólogo tunecino para tratar de poner fin a los desembarcos y repatriar a los inmigrantes que se encuentran en Italia.

El trato alcanzado, calificado hoy como "débil" por la propia prensa italiana, permitirá en principio repatriar a 800 inmigrantes a su país de origen, aunque el Gobierno de Túnez no ha querido precisar un plazo de tiempo concreto ni ha aceptado las repatriaciones de masa propuestas por Roma. Italia donará seis lanchas, cuatro patrulleras y un centenar de fueraborda a la policía tunecina para que pueda volver a controlar sus costas.

El Gobierno italiano ha anunciado hoy que el primer ministro, Silvio Berlusconi, se reunirá con el presidente francés Nicolas Sarkozy el próximo 26 de abril para tratar el problema migratorio. Francia está devolviendo a los miles de tunecinos que intentan escapar de Italia por la frontera de Ventimiglia.

Entretanto, Italia ha evacuado casi del todo a los inmigrantes llegados a la isla de Lampedusa, trasladándolos a otros lugares del centro y el sur del país entre las protestas de la población, pero los desembarcos continúan en un goteo constante. Esta noche han llegado a la diminuta isla 350 desplazados más.

Hoy ha atracado en Nápoles procedente de Lampedusa la nave Excelsior, con 531 personas a bordo. Los inmigrantes serán trasladados al campamento levantado en la provincia de Caserta. Roma ha abierto otros campamentos para inmigrantes en Manduria (Apulia), Civitavecchia (Lazio), Livorno (Toscana), pero las regiones del norte del país, gobernadas por la Liga del Norte, se niegan a acoger a los refugiados. La política allí la dicta Umberto Bossi, que la ha resumido con una frase vulgar ("fuera de las bolas"), y levantando el dedo medio