Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Ola de cambio en el mundo árabe

Gadafi lanza una ofensiva diplomática dirigida a la OTAN y la UE

Portugal, miembro no permanente del Consejo de Seguridad de la ONU, recibe a un emisario de Gadafi en las próximas horas.- Divergencias entre EE UU y Francia sobre cómo se debe llevar a cabo la zona de exclusión aérea.- El dictador libio asegura que el pueblo "se levantará en armas" si la comunidad internacional adopta la medida

Gadafi lanza una ofensiva diplomática dirigida a la OTAN y la UE
EL PAÍS

Conforme gana fuerza la idea de una intervención internacional en Libia, y ante las decisivas reuniones de la Unión Europea y la OTAN celebrarán antes del fin de semana, el dictador libio, Muamar el Gadafi, ha decidido iniciar una ofensiva diplomática. Representantes del Gobierno libio llegarán en las próximas horas a Bruselas para encontrarse con autoridades de la Unión Europea y de la OTAN. Antes, uno de los emisarios del dictador será recibido en Portugal. "Parece que dos aviones del régimen libio [otras fuentes han señalado que es solo una aeronave] han partido de Libia hacia Bruselas para intentar un encuentro de emisarios de Gadafi con los representantes que tomarán parte en las cumbres de la Unión Europea y de la OTAN mañana y pasado", ha asegurado el ministro de Exteriores italiano, Franco Frattini. En esos dos días, los ministros de Defensa de la Alianza Atlántica van a mantener una reunión en Bruselas para hablar sobre Libia. El viernes, además, la situación del país árabe será el motivo de una sesión extraordinaria del Consejo Europeo que reunirá, también en la capital belga, a los jefes de Estado o Gobierno de los Veintisiete. La OTAN ha descartado reunirse con ellos, según fuentes próximas al secretario general, Anders Fogh Rasmussen, citadas por Europa Press.

Como el propio Frattini ha reconocido, es incierto el mensaje que los representantes libio enviarán a la comunidad internacional. Más claro parece, en cualquier caso, que Gadafi trata de impedir a toda costa la intervención extranjera en la guerra civil libia. La representación con destino a Bruselas no es la única que ha enviado hoy el régimen al extranjero. Uno de los emisarios que el líder libio ha enviado a varios países en una aparente misión diplomática viaja a Lisboa. Se trata del secretario libio de Estado de Asuntos Exteriores, Mohamed Siala, según confirmaron a El País fuentes diplomáticas. No han trascendido detalles de la misión, pero es más que probable que Siala se reúna con el jefe de la diplomacia portuguesa, Luis Amado. Portugal presidirá el comité de sanciones a Libia en el Consejo de Seguridad de la ONU, donde ocupa un asiento de miembro no permanente durante este año y el próximo, en una decisión que se votó el pasado 12 de octubre y que contó con el apoyo libio. La eurodiputada portuguesa Ana Gomes (socialista), relatora del Parlamento Europeo sobre Libia, ha declarado a este diario que "la única cosa que podría ofrecer Portugal a Gadafi es asilo temporal, para poner fin a un régimen masacrador y dictatorial. Las autoridades de Portugal han consultado con la alta representante de la UE, Catherine Ashton, antes de aceptar la visita, según fuentes próximas a la jefa de la diplomacia europea citadas por Efe.

Y otro avión ha aterrizado ya en El Cairo, la capital egipcia. A bordo iba un alto cargo del régimen de Gadafi con un mensaje para la junta militar que dirige Egipto desde que las revueltas populares depusieron al dictador Hosni Mubarak. El contenido de ese mensaje no ha trascendido de momento. Mientras, otro avión similar ha aterrizado esta tarde en Malta. Se trataría del mismo avión que ha puesto luego rumbo a Portugal, de acuerdo con las autoridades maltesas, que han confirmado una reunión con los representantes de Gadafi pero no han desvelado nada sobre su contenido.

Otra reunión que se ha confirmado es la que mantendrán mañana en París el presidente francés, Nicolas Sarkozy, con dos emisarios del Consejo Nacional Libio que han creado los opositores a Gadafi. Francia ha reconocido al Ejecutivo de facto instalado en la segunda ciudad libia, Bengasi, como representante legítimo del país norteafricano. Representantes del Consejo Nacional Libio estarán también en Bruselas ante las cumbres de los próximos días, aunque la ministra española de Exteriores, Trinidad Jiménez, ha asegurado que no hay prevista ninguna reunión "formal" con ellos.

EE UU pide respaldo de la ONU para intervenir

Horas antes, la secretaria de Estado de Estados Unidos, Hillary Clinton, ha dejado claro este miércoles que el establecimiento de una zona de exclusión aérea en Libia para frenar los bombardeos de Muamar el Gadafi contra la población sublevada tendrá que contar con el respaldo de Naciones Unidas y ser una decisión multilateral que implique a más países que Estados Unidos.

"Queremos que la comunidad internacional la respalde (la zona de exclusión aérea)", ha dicho Clinton en declaraciones a Sky News. "Es muy importante que no se trate únicamente de una iniciativa estadounidense, porque esta petición llega del pueblo de Libia, no de fuera; esto no viene de las potencias occidentales o de ningún país del Golfo", ha insistido en un intento de espantar cualquier acusación de injerencia en asuntos internos libios. "Pedimos que el coronel Gadafi abandonde", ha añadido. "Cuando un líder se vuelve contra su pueblo, esto implica su final".

Sin embargo, en la víspera de la reunión de la OTAN, han surgido algunas divergencias entre París y Washington sobre cómo llevar a cabo la operación. Según un alto responsable estadounidense citado por France Presse, EE UU considera que, una vez Naciones Unidas la apruebe, la Alianza Atlántica es la "elección natural" para la misión de convertir el espacio aéreo libio en una zona libre de vuelos. Por contra, el ministro de Exteriores francés, Alain Juppé, ha dicho que "la OTAN no es la organización adecuada". París cree que una intervención de la Alianza no beneficiaría a su imagen en el mundo árabe, que la percibe como una organización agresiva, especialmente tras la guerra de Irak en 2003.

Por su parte, Gadafi ha asegurado hoy que la imposición de un corredor aéreo hará que el pueblo libio "se levante en armas" contra Occidente. En una entrevista con la televisión turca, el líder libio ha dicho que los países occidentales buscan con esa medida hacerse con el petróleo de su país. "El pueblo libio sabrá la verdad, que lo que realmente quieren es robar su petróleo", ha explicado.

París y Londres ultiman la resolución

Francia y Reino Unido ultiman un borrador de resolución que presentarán al Consejo de Seguridad y que contempla la creación de dicho espacio sobre territorio libio. Rusia y China, con derecho a veto en el máximo órgano de seguridad de la ONU, ya han advertido de que se opondrán a cualquier intervención unilateral en el país magebrí y han reclamado una salida negociada a la actual situación.

La imposición del pasillo aéreo es técnicamente viable pero requerirá, según expertos militares consultados por este periódico, un importante despliegue militar en la zona y posiblemente un ataque previo selectivo para anular las defensas de Gadafi. La iniciativa ha contado en las últimas horas con el respaldo de los países del golfo Pérsico y la Organización de la Conferencia Islámica, algo fundamental porque la petición de los emiratos y Arabia Saudí otorga legitimidad a una intervención extranjera en el Estado árabe, una cuestión siempre delicadísima.

El presidente estadounidense, Barack Obama, y el primer ministro británico David Cameron coincidieron ayer en que el "objetivo común" era acabar con la violencia y forzar la salida de Gadafi, según explicó en un comunicado la Casa Blanca. En una conversación por teléfono, ambos líderes "acordaron continuar valorando, también en el contexto de la OTAN, el abanico de posibles respuestas, incluidas la vigilancia, la asistencia humanitaria, el refuerzo del embargo de armas y la zona de exclusión aérea".

Operación humanitaria de EE UU y la UE

En paralelo a estos esfuerzos, Estados Unidos y sus aliados europeos están considerando el uso de fuerzas navales para hacer llegar ayuda humanitaria a la población libia y para bloquear la llegada de nuevo armamento al régimen de Gadafi, según fuentes estadounidenses y europeas consultadas por The Washington Post.

Mandos militares de la OTAN ha comenzado a contactar con los Gobiernos sobre un abanico de posibles acciones para frenar la guerra civil en el país magrebí que serán presentados a los ministros de Defensa que se reunirán este próximo jueves en Bruselas.

La Administración de Obama, la OTAN y otras organizaciones internacionales coinciden en la necesidad de que una acción militar en Libia requiere del consenso y respaldo internacional. Pero las dificultades para contar pronto con una resolución de Naciones Unidas que autorice el uso de la fuerza, obligan a aquellos países a favor de una intervención -EE UU, Reino Unido, Francia e Italia- a valorar otros posibles escenarios, según informa el diario estadounidense citando fuente oficiales de esos Gobiernos. Estas mismas fuentes aseguran que el respaldo podría llegar de bloques regionales, y recuerdan en este sentido que los bombardeos de la OTAN sobre Yugoslavia en 1999 no contaron con el beneplácito de Naciones Unidas. "Si tienes el respaldo de la Liga Árabe, de la Unión Africana, de la OTAN y potencialmente de la UE, tienes de tu lado todos los países a menos de 8.000 kilómetros de Libia", explica una fuente de la Alianza Atlántica. "Eso te da un cierto nivel de legitimidad".

Complot occidental

Entretanto, el líder libio, un superviviente nato que juega el despiste con la oposición con la intención de dividirla, ha vuelto a lanzar un discurso desafiante en la televisión libia en el que ha acusado de traidores a los líderes rebeldes. Desde una habitación rodeada de fieles jaleándole, Gadafi ha insistido en que las revueltas están protagonizadas por jóvenes drogados por Al Qaeda y que elementos extranjeros participan en la sublevación. Se trata, en opinión del presidente libio, de un complot para colonizar Libia, como demuestran las úlitmas detenciones de "varios extranjeros".

"Ayer, las fuerzas de seguridad recuperaron el control de una mezquita y encontraron en su interior armas y alcohol. Había afganos, egipcios y algunos argelinos, que buscan engañar a nuestros jóvenes", ha dicho Gadafi, que ha añadido que "fuerzas extranjeras" estaban reclutando a jovenes en ciudades como Zentain, Az Zawiyah y Bengasi, todas ellas bajo control de los sublevados.

El discurso de Gadafi tuvo lugar horas después de que los líderes rebeldes lanzaran un ultimátum de 72 horas para que abandonara el poder. "Si abandona Libia inmediatamente, durante 72 horas, y frena los bombardeos, nosotros como libios dejaremos de perseguirle por sus crímenes", dijo Mustafa Abdel Jalil, líder del Consejo Nacional, una suerte de Gobierno de transición en la Libia liberada.