Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La OTAN está "lista para actuar" en Libia

Rasmussen anuncia el envío de más barcos al Mediterráneo y EEUU advierte de que la OTAN no puede forzar el embargo sin una nueva resolución del Consejo de Seguridad

El secretario general de la OTAN, Anders Fogh Rasmussen, ha aseguradoque "la OTAN está unida y lista para actuar" en Libia y ha anunciado el envío de más barcos al Mediterráneo para controlar el embargo de armas aprobado por la ONU. En una rueda de prensa posterior a la reunión de ministros de Exteriores en Bruselas, el danés ha asegurado hoy que los aliados estudian "acciones adicionales" para poner en marcha una zona de exclusión aérea en caso de que reciban una orden del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas, y ha destacado que es necesario "aclarar las bases legales antes de llevar a cabo cualquier acción [militar]".

Rasmussen ha alertado del riesgo de que Libia se divida y se convierta, en el futuro, en un "Estado fallido", lo que supondría un "caldo de cultivo para el extremismo y el terrorismo", algo que es "una preocupación" para la OTAN. El secretario general aliado ha rechazado comentar las declaraciones del presidente francés, Nicolas Sarkozy, en las que proponía lanzar "ataques selectivos" sobre Libia. "No comento rumores no confirmados de fuentes anónimas", ha sido su respuesta a los periodistas.

Francia y Reino Unido consideran al opositor Consejo Nacional libio como un interlocutor válido

El secretario de Defensa de EE UU afirma que para forzar el embargo de armas es necesaria una nueva resolución del Consejo de Seguridad de la ONU

Antes de iniciar el encuentro con los ministros de Exteriores, Rasmussen adelantó que discutirían su apoyo a largo plazo a la región del Norte de África, Oriente Próximo y especialmente a Libia, cuya "gran tensión" interna representa para los aliados "muchos desafíos" pero también "muchas oportunidades". Subrayó que los aliados reciben continuamente informaciones "de nuevas violaciones perpetradas por el régimen libio contra los civiles" que podrían constituir crímenes contra la humanidad.

Rasmussen dejó claro que la Alianza intervendría en Libia si se constata "una necesidad demostrable para que la OTAN actúe", si cuenta con "una base legal clara" para hacerlo y si reúne un "fuerte apoyo regional", yañadió que los Veintiocho han instado a los militares aliados a "trabajar en una amplia gama de opciones" para apoyar "en caso necesario", por ejemplo, operaciones humanitarias. Aunque la OTAN está reforzando la supervisión permanente de la zona con aviones de vigilancia, Rasmussen insistió en que esto no implica una decisión sobre "pasos operativos" de intervención, aunque sí subrayó que "el tiempo es esencial".

EE UU: "Debería haber un nuevo Consejo de Seguridad"

El secretario de Defensa de EE UU, Robert Gates, ha afirmado hoy que la presencia de barcos de la OTAN en la zona no puede forzar la aplicación del embargo de armas, ya que es necesaria una nueva resolución del Consejo de Seguridad de la ONU, que el pasado 26 de febrero estableció el embargo pero que "no da autoridad para la aplicación" a los Estados de la Alianza. Según Gates, "debería haber un nuevo Consejo de Seguridad" antes de emprender más acciones.

En una reunión del Comité de Asignaciones de la Cámara de Representantes, la secretaria de Estado, Hillary Clinton, ha destacado por su parte la necesidad de un consenso internacional para dar cualquier paso, ya que cualquier acción unilateral por parte de EE UU podría tener "consecuencias imprevisibles".

Sobre la zona de exclusión aérea, Clinton se ha mostrado escéptica: "Quiero recordar a la gente que tuvimos una zona de exclusión aérea sobre Irak. No impidió una matanza de Saddam Hussein y no lo sacó del poder", ha apuntado. "Tuvimos una zona de exclusión aérea, y después 78 días de bombardeos, en Serbia. No sacó a Milosevic del poder. No salió de Kosovo hasta que pusimos tropas sobre el terreno junto con nuestros aliados", añadió. Clinton ha anunciado también la suspensión de relaciones con la embajada libia en Washington: "Vamos a suspender nuestras relaciones con la actual embajada, así que esperamos que finalicen sus operaciones como embajada de Libia", declaró.

Interlocutores rebeldes

Otro punto de debate de la comunidad internacional es el de los interlocutores rebeldes. La jefa de diplomacia europea, Catherine Ashton, ya se ha pronunciado al respecto advirtiendo que "no debe haber recomendaciones unilaterales" sin el consenso comunitario. La UE debe decidir ahorasi reconoce al Consejo Nacional libio como interlocutor legítimo, después de que Francia y Reino Unido anunciasen que así lo consideran. De hecho, ambos países han emitido un comunicado conjunto para pedir a los demás miembros de la UE que reconozcan a la oposición de Gadafi como interlocutor válido.

En el escrito, Cameron y Sarkozy se dirigen a sus aliados europeos ya sus "amigos árabes y africanos"y señalan: "Apoyamos los esfuerzos del Consejo Nacional libio para prepararse para un Gobierno representativo y responsable. Debemos enviar el mensaje político claro de que consideramos al Consejo como un interlocutor político válido, y una voz importante para el pueblo de Libia en esta etapa". Los dirigentes de Francia y Reino Unido contemplan como una posibilidad el establecimiento de una zona de exclusión aérea "u otras opciones contra los ataques aéreos" y hacen un llamamiento a "implementar completamente el embargo de armas".

El presidente del Gobierno español, José Luis Rodríguez Zapatero, ha reclamado por su parte una postura "unánime" de la UE que incluya "la interlocución con quienes están liderando el proceso de cambio democrático y revolucionario" en Libia. En rueda de prensa conjunta con el primer ministro polaco, Donald Tusk, en Madrid, Zapatero ha confiado en que los líderes europeos continúen con el envío de ayuda humanitaria a Libia, cumplan "estrictamente" las sanciones económicas al régimen y dejen claro a Gadafi que no desistirán "hasta lograr el cambio democrático" en Libia.