Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Austria detiene al general bosnio que defendió Sarajevo durante el asedio

Las autoridades de Belgrado le acusan por el ataque que en 1992 mató a 42 soldados yugoslavos y que infringió un pacto de no agresión entre las opuestas facciones

La Policía austriaca detuvo ayer al ex general bosnio Jovan Divjak a petición de Serbia que le acusa de crímenes de guerra, según informaron las autoridades locales. El Ministerio de Interior austriaco añadió que Divjak, que fue detenido en el aeropuerto de Viena, pasaría a disposición judicial para decidir si será extraditado a Serbia. Divjak formaba parte de un grupo de 19 oficiales bosnios acusados por las autoridades de Belgrado de atacar una división del Ejército yugoslavos en Sarajevo en 1992, a principios de la guerra de Bosnia.

Las acusaciones se remontan a un episodio controvertido, que tuvo lugar el 3 de mayo 1992, durante el cerco a Sarajevo impuesto por las tropas yugoslavas de Ratko Mladic. Ese día 42 soldados yugoslavos fueron asesinados y 73 heridos cuando las milicias bosnias dispararon contra un convoy militar en la calle Dobrovoljaka, después de que las dos facciones habían pactado su tránsito con la garantía de que no se les atacaría. De acuerdo a la acusación de la fiscalía, se había sido garantizado la salida segura de la capital al convoy yugoslavo pero, mientras estaba siendo escoltado por las fuerzas de la ONU, fue atacado con una bomba.

Divjak siempre ha negado su participación en ese ataque. El general dejó el Ejército Yugoslavo del Pueblo (JNA) después del bombardeo de Sarajevo en abril de 1992, y se unió a las fuerzas de Bosnia para defender a la población civil de los ataques de las tropas de Radovan Karadzic. Se convirtió en uno de los héroes de la resistencia en la Sarajevo sitiada por las milicias serbias con un asedio que duró 43 meses (desde abril de 1992 hasta marzo de 1996) y se cobró 13.000 vidas.

Divjak, que ahora tiene 73 años, nació de padres serbios, pero siempre se ha considerado de Bosnia, donde ha vivido la mayor parte de su vida. Abandonó las tropas yugoslavas porque "fue lo único que había que hacer", afirmando su lealtad a la identidad de Bosnia contra el nacionalismo y el fundamentalismo que aún dividen a la región balcánica. Después de retirarse del servicio militar, Divjak, que es muy respetado entre todos los grupos étnicos de Bosnia, ha trabajado para las reconciliación de las diferentes comunidades étnicas yugoslavas y ha ayudado a cientos de huérfanos de la guerra con su ONG Obrazovanje gradi BiH (La educación construye Bosnia).

"Una justicia a dos velocidades para héroes y criminales"

En el momento de la detención, Divjak viajaba a Italia para participar en un encuentro convocado por dos ONG. Divjak es muy conocido gracias a la publicación del libro Sarajevo mon amour. El editor de su libro en Italia, Luca Leona, en declaraciones al Observatorio sobre Balcanes, afirma que "la detención de Jovan Divjak demuestra una vez más que en Bosnia y en Serbia la justicia va a dos velocidades. Una justicia politizada por Serbia exige la detención de un héroe de guerra, mientras se no se ha hecho nada en 15 años para conseguir la detención de criminales de guerra como Ratko Mladic. Expresamos nuestra solidaridad con Jovan Divjak, y esperamos que el Gobierno de Bosnia y Herzegovina apoye a un hombre que ha dedicado su vida a la defensa de una sociedad multiétnica de Bosnia".

Desde Sarajevo, Valentina Pellizzer, directora de la ONG Oneworld southeast Europe, afirma que "Divjak merece la defensa del pueblo. A diferencia de otros, ha demostrado ser un ser humano, no un abusador". Para los analistas del Observatorio sobre Balcanes, la detención de Jovan Divjak es "un verdadero insulto a la memoria histórica de Sarajevo y los que la han defendido durante el asedio, así como a un hombre que en los años de posguerra se ha trabajado siempre por el bien de Bosnia y Herzegovina, en particular con su trabajo a los jóvenes". Según los analistas del Centro de Estrategias para la Integración Europea, su detención es un movimiento "político por parte de Serbia de que tiene que hacer concesiones a su Ejército en la preparación de un futuro arresto de Mladic, como contrapartida política".

Se trata del tercer alto mando arrestado fuera de las fronteras serbias por crímenes cometidos en territorio bosnio durante la guerra. El ex presidente de Bosnia Ejup Gani fue detenido hace un año en Londres, pero un tribunal británico lo liberó en julio pasado debido a la falta de pruebas. El ex alcalde de la ciudad bosnia de Tuzla durante la guerra, Ilija Jurisic, fue antes detenido en Belgrado y puesto en libertad el año pasado, tras estar más de dos años en prisión, también debido a falta de pruebas. El jueves Serbia retiró los cargos por falta de pruebas contra un veterano de guerra croata detenidos en Bosnia por una orden de extradición de Belgrado.