Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Barroso llama a la UE a responder a su cita con la historia

Francia alerta a la OTAN de que una intervención en Libia podría lanzar a los árabes contra Europa

"Los acontecimientos que se están desarrollando en nuestra vecindad meridional constituyen una cita con la historia. Europa estará a la altura del desafío y apoyará los actuales procesos de transformación",ha prometido José Manuel Durao Barroso. "Quiero decir a los jóvenes árabes que luchan por la libertad democracia que ¡estamos con vosotros!", haclamado analizaba la situación en Libia sin llegar a ponerse de acuerdo sobre una intervención militar. Desde París el ministro de Exteriores francés, Alain Juppé,ha advertidode que una intervención armada occidental podría lanzar al mundo árabe contra sus vecinos del norte.

La Comisión ha debatido una situación en constante flujo, y concluida la discusión Barroso ha aparecido particularmente combativo, en línea con lo manifestado 48 horas por Hillary Clinton en Ginebra. "El coronel Gadafi es parte del problema, no de la solución", ha dicho. "Ha llegado la hora de que se vaya y devuelva el país al pueblo de Libia".

Ha confirmado que como respuesta al creciente problema humanitario en las fronteras de Libia con Egipto y Turquía, El Ejecutivo comunitario ha movilizado recursos, de cuya gestión se encargará sobre el terreno la comisaria Kristalina Georgieva, y pidió a los Veintisiete que se sumen al esfuerzo. También ha revelado que hay planes de contingencia para responder a una potencial oleada migratoria.

Tras sus visitas a Túnez y Egipto, la coordinadora de la política exterior comunitaria y vicepresidenta de la Comisión, Catherine Ashton, ha presentado su valoración al colegio de comisarios. "Está claro que debemos reformular la respuesta a un área que está tan cerca de Europa", rha resumidoBarroso. El objetivo es ir a la raíz de los problemas.

Barrosoha hechoun canto a los acontecimientos en marcha "que ofrecen enormes esperanzas y promesa para el futuro de los pueblos árabes", y se ha dejado llevar rastrar. "¡Es nuestros deber decir a los pueblos árabes que estamos con ellos! Quiero decir a los jóvenes árabes que luchan por la libertad democracia que ¡estamos con vosotros!".

La movilización aeronaval de Estados Unidos en aguas mediterráneas tiene por el momento más un "carácter de enseñar músculo", según una alta fuente europea, que tomar posiciones para una hipotética intervención. La OTAN está lejos de encontrar el necesario consenso. España como muchos otros aliados se remite al Consejo de Seguridad y Francia está intensamente en contra.

Si París alerta sobre el peligro de que una intervención militar Occidental desate la furia árabe contra Europa, aunque se dice dispuesta a considerar la creación de una zona de exclusión aérea, Turquía mantiene que es absurdo sólo el pensar que la Alianza pueda actuar. "La OTAN no tiene nada que hacer allí", mantiene el primer ministro turco, Racep Tayyip Erdogan, quien como aliado esgrime el Tratado de Washignton: "La OTAN sólo puede intervenir cuando un país aliado es atacado militarmente".

O a petición del Consejo de Seguridad, solicitud para que la OTAN dice estar preparada. Fuentes europeas, pero no aliadas, consideran que "hay poco apetito por salidas militares al conflicto" y apuntan cómo Estados Unidos no tiene interés por "volver a Irak o la Somalia de los años noventa", de donde el presidente Bill Clinto salió escaldado. "Ahora mismo, las tropas que entraran en Trípoli no sabrían quién es el enemigo", señala. A juicio de la fuente, "hará falta al menos el paso de una generación árabe para olvidar lo que Estados Unidos ha hecho en Irak".