Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Casa Blanca pretende endurecer el control de armas

Un asesor de Obama revela en televisión la intención del presidente de dirigir un debate nacional sobre limitaciones en la venta

La Casa Blanca pretende impulsar una iniciativa para que el Congreso endurezca las leyes sobre el control de armas, un asunto que ha vuelto a centrar el debate en EE UU tras la masacre de Tucson (Arizona) que dejó herida a la congresista demócrata Gabrielle Giffords, herida en el tiroteo.

En una entrevista con la cadena NBC que hoy recoge la prensa estadouniense, el consejero de la Casa Blanca David Plouffe aseguró que el presidente tratará el asunto en las próximas semanas. "Es un asunto muy importante, sobre el que creo que va a haber debate en el Capitolio", indicó.

Plouffe trataba de explicar por qué Obama no mencionó la polémica en torno a las armas en su discurso del Estado de la Unión el martes, en el que sí tuvo palabras para la congresista Giffords.

Según el consejero, la omisión fue un intento de evitar que la oposición le acusara de capitalizar el dolor de la masacre, en la que fallecieron seis personas y catorce resultaron heridas. Obama planea dedicar un discurso entero al asunto, probablemente a comienzos de febrero.

El anuncio ha generado gran esceprticismo en los sectores más liberales y críticos con el presidente. Como recoge el diario New York Times, muchas voces demócratas se preguntan cómo piensa el presidente salir de un Congreso dominado por los republicanos con una iniciativa legislativa tan polémica bajo el brazo.

Críticas de activistas antiarmas

La falta de menciones al problema de las armas le valió el martes las críticas de activistas, grupos contrarios a la venta libre de pistolas e incluso del alcalde de Nueva York, Michael Bloomberg.

"El presidente Obama ha fracasado en el reto de plantar cara a las viejas ideas por la necesidad, y las posibilidades políticas, de reducir la violencia de las armas", dijo en un comunicado Paul Helmke, presidente de la Campaña Brady para Prevenir la Violencia de las Armas, el mayor grupo antiarmas del país.

La Asociación Nacional del Rifle (NRA, por sus siglas en inglés), la asociacióna favor de la libre venta de armas más señera del país, se ha negado a hacer comentarios relacionados con la masacre de Tucson.