Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Una destacada política centrista

La congresista Gabrielle Giffords, de 40 años, pertenece a la ala demócrata moderada.- Ferviente defensora de la reforma migratoria, partidaria de la investigación con células madre y del aborto

"Hogar dulce hogar. Gracias American Airlines por otro viaje sin incidentes". La frase esta escrita por la congresista Gabrielle Giffords en su cuenta de twitter horas antes de que un pistolero le descerrajase un tiro en la cabeza en un encuentro con ciudadanos en Tucson, Arizona, Estado al que la mujer que anoche se debatía entre la vida y la muerte representa en el Capitolio de Estados Unidos en Washington.

A ese mensaje le siguió otro: "Mi primer 'Congreso en tu esquina' empieza ya. Por favor, pasaos para decirme qué pensais o 'twitteadme' más tarde". Entre ambos, una nota de tristeza en la que Giffords decía que había sabido durante la cena el pasado viernes de la muerte de Toi, camarera de Char´s Thai, uno de sus restaurantes favoritos cuando acudía a su ciudad de origen para mantenerse en contacto con sus electores. "Mark y yo la echaremos de menos". Mark es Mark Kelly, marido de Giffords, astronauta de profesión y miembro de las Fuerzas Armadas de Estados Unidos en activo. El matrimonio no tiene hijos.

La página web de la congresista llegó a estar este domingo inaccesible ante la demanda que sufrió tras la noticia de que la política había sido atacada. Nacida en Tucson el 8 de junio de 1970, Giffords es la primera congresista de confesión judía que representa al Estado de Arizona. En 2007, Giffords daba el salto a la arena de la política nacional y accedía a la Cámara de Representantes del Capitolio de Washington. Antes, había formado parte de la Cámara de Arizona -2001- y después del Senado, donde en 2003 se convirtió en la mujer más joven que accedía a ese órgano legislativo.

Ferviente defensora de la reforma migratoria; partidaria de la investigación con células madre; favorable a las energías limpias y alternativas, Giffords es miembro del ala más moderada y a la derecha del Partido Demócrata, también conocida como blue dogs -perros azules- o nuevos demócratas. Partidaria del aborto está también a favor del derecho a portar armas y en su momento se opuso a la prohibición que existía al respecto en la capital de la nación presentando un escrito que es conocido como Amicus Curiae en el que se alineaba con la posición del Tribunal Supremo de EE UU que acabó con esa restricción.

En los momentos difíciles, el civismo y la modernidad en el pensamiento son bocanadas de aire fresco y esperanza en un clima político impregnado de tensión y retos en zonas del sur del país donde brotes de racismo y violencia hacen cada día acto de presencia.

Giffords representa ese civismo y esa modernidad y puede que le cuesten la vida.

Otros ataques

Giffords ya había sufrido otros ataques, aunque ninguno tan grave. El pasado marzo, su oficina en Tucson fue objeto de actos vandálicos (alguien rompió los cristales de las ventanas), horas después de que la Cámara votara revisar el sistema nacional de salud, según han indicado fuentes oficiales a The New York Times. Fue una de las tres sedes del Partido Demócrata atacadas el pasado mes de marzo, antes de la aprobación definitiva de la reforma sanitaria impulsada por Barack Obama. En otra ocasión, durante un acto en 2009, un asistente fue expulsado por la policía después de que se le cayera una pistola.

"No tengo miedo", declaró tras el incidente, en una entrevista con la cadena MSNBC . Rechazó los "estallidos de violencia" como algo ocasional y reafirmó su confianza en el sistema democrático de Estados Unidos. Pero su postura sobre determinadas cuestiones, como la inmigración, muy controvertida en el Estado de Arizona, podría haberle ganado numerosos adversarios. Al ser preguntado tras el tiroteo de hoy sobre si su hija tenía enemigos, Spencer Giffords, de 75 años, ha respondido: "El Tea Party al completo".

"La deuda federal es hoy la mayor amenaza para nuestra economía y para la seguridad nacional", reza el mensaje de bienvenida a la web personal de Giffords. "Os invito a que intentéis propuestas para atajar la deuda con esta útil herramienta de presupuesto o a que echéis un vistazo a mis esfuerzos para recuperar la responsabilidad fiscal en Washington".

Más información