Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Divulgan las primeras fotos de la demócrata Gabrielle Giffords tras su atentado

La congresista comienza a finales de junio una terapia fuera del hospital de Houston donde recibe tratamiento de rehabilitación

Ya se conoce el nuevo rostro de la congresista Gabrielle Giffords, tiroteada el pasado mes de enero en Tucson (Arizona) con unas balas que le volaron parte del cráneo. Con dos las fotos colgadas en su página de Facebook, la representante demócrata ha querido enseñar los inmensos avances realizados en los últimos cinco meses.

Giffords luce sonrisa y porta gafas, ha perdido su rubia melena pero ya ha recuperado parte del pelo que impide que sean notables las cicatrices que surcan su cráneo. El primer paso para recuperar parte de su anterior fisionomía sucedió el pasado mes de mayo, cuando los médicos que se ocupan de ella en el centro especializado de Houston (Tejas) le retiraron un voluminoso casco que cubría su cabeza y que hacía su vida más complicada.

A decir de una de sus más cercanas colaboradoras en una entrevista esta semana con el diario The Arizona Republic, la política hace avances considerables cada día aunque sigue siendo difícil para ella hilar frases completas. "Las señas y las expresiones faciales son su forma más fácil para comunicarse", dijo Pia Carusone. "En general, la legisladora logra manifestarse en cuanto a lo que desea o necesita. Pero cuando se trata de un pensamiento más amplio y más complejo que necesita palabras, ahí es cuando tiene problemas". Estas declaraciones pusieron de nuevo sobre la mesa el hecho de si Giffords podrá presentarse a la reelección para su escaño el próximo año.

Desde el ataque protagonizado por un joven desequilibrado el pasado 8 de enero a la entrada de un centro comercial del norte de Tucson donde la representante realizaba un mitin -ataque en el que murieron seis personas y un total de 13 resultaron heridas-, la única vez en que se pudo contemplar la fugura borrosa de Giffords fue mientras accedía al avión que la trasladó desde Tejas a Florida para asistir al lanzamiento al espacio de la nave Endavour -su último viaje- a bordo de la cual viajaba su esposo, el astronauta Mark Kelly.