Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Liberado sin cargos el disidente cubano Guillermo Fariñas

La policía retuvo varias horas al periodista por participar en una protesta en Santa Clara

El disidente cubano Guillermo Fariñas, premio Sájarov 2010 del Parlamento Europeo, permaneció detenido varias horas la madrugada del jueves (hora española) en una estación de policía en la ciudad de Santa Clara, centro de Cuba. La Policía cubana terminó por liberarle sin cargos.

Fariñas había salido de su casa junto a un grupo de personas a las que impartió un taller de periodismo, tras lo cual se dirigió a un domicilio del que se estaba desalojando a una familia. Allí fue detenido junto a otras 15 personas, según explicó su madre, quien dijo que pudo contactar con él por su teléfono móvil. "Estoy aquí detenido en la tercera unidad de policía y no puedo ir al mandado contigo", dijo escuetamente el disidente según relata su madre.

La bloguera Yoani Sánchez, que está siguiendo el asunto, informa en su cuenta de Twitter de que un colega de Fariñas que acudió a la estacion de policía a preguntar por el periodista también fue detenido. "Tenemos el deseo, la presunción, de que solo se trate de una detención temporal", manifestó Reinaldo Escobar, esposo de Sánchez, ya que Fariñas estaba llevando a cabo "una acción civil, y no política". Después de interrogarle y retenerle duarnte unas cuantas horas, el disidente salió a la calle sin cargos.

135 días en huelga de hambre

Tras la muerte del opositor preso Orlando Zapata Tamayo, el pasado 23 de febrero, a causa de un ayuno de 85 días, Guillermo "Coco" Fariñas se declaró en huelga de hambre y sed para exigir la liberación de los prisioneros políticos más enfermos. Una huelga de hambre que duró 135 días, y que abandonó después de que el regimen cubano anunciara su compromiso de liberar a 52 disidentes del Grupo de los 75 , condenados en 2003, fruto de un inédito diálogo abierto en mayo pasado con la jerarquía de la Iglesia católica de la isla, así como también de la mediación por parte del ex ministro de Exteriores español, Miguel Ángel Moratinos.

Como parte del acuerdo, la mayoría de los presos ya liberados se encuentran en España. Los disidentes, que formalmente no fueron deportados sino que salieron de manera voluntaria del país, ya han solicitado sus visados. Según el acuerdo, los familiares de los presos podrán regresar a Cuba libremente y no perderán vivienda ni propiedades, mientras que los ex reclusos deberán obtener una autorización para volver, explicó Moratinos