Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
La crisis del euro

Berlín acusa a Barroso de "complicar" las negociaciones para ampliar el fondo de rescate

Los ministros de Economía de la eurozona buscan un acuerdo para flexibilizar el mecanismo de rescate.- Alemania rechaza las prisas de Bruselas

Los ministros de Economía de la eurozona están reunidos en Bruselas para tratar de alcanzar un acuerdo para incrementar la dotación del fondo de rescate de 750.000 millones de euros creado en mayo para los países con problemas de deuda. También se quiere ampliar su radio de acción, de manera que a partir de ahora pueda comprar deuda y dar líneas de crédito preventivas a los países en dificultades. Aunque Alemania ha dejado de lado su oposición inicial a esta medida, no comparte las prisas por sacarla adelante que sí tiene la Comisión Europea, a la que ha acusado de por sacarla de "complicar las negociaciones".

Antes de entrar en la reunión, la vicepresidenta económica del Gobierno, Elena Salgado, ha negado que la UE esté preparando un "traje a la medida" para España con la ampliación del fondo o con la propuesta de que pueda comprar deuda y dar líneas de crédito preventivas. "España no necesita ningún traje, ni a medida ni no a medida", ha insistido.

Según afirmó la pasada semana el presidente de la Comisión, José Manuel Durão Barroso, las previsiones que maneja Bruselas es que el acuerdo llegue, como muy tarde, en la cumbre de líderes europeos del 4 de febrero, un mensaje condicionado por las presiones en los mercados de deuda. Para aplacar las dudas, el Ejecutivo comunitario quiere "reforzar la capacidad efectiva de financiación de fondo y ampliar sus actividades". Sin embargo, Alemania es más partidaria de esperar hasta el Consejo Europeo de primavera, tal y como ha dicho su titular de Finanzas, Wolfgang Schäuble.

Frente a la ampliación del fondo, el Gobierno español considera que "todo lo que haga más sólido el mecanismo es bueno para la UE y por tanto para España". La delegación española fue una de las que reclamó el pasado diciembre flexibilizar el uso del fondo de rescate para que pueda comprar bonos y dar líneas de crédito preventivas a los países en apuros. El ministro belga de Economía, Didier Reynders, ha asegurado que los países de la eurozona están discutiendo la posibilidad de duplicar la actual dotación del fondo de rescate, desde 750.000 millones a 1,5 billones de euros.

Otras fuentes afirman que la solución final puede pasar por no poner ninguna cifra para dejar claro que la capacidad de actuación del fondo sería ilimitada. El objetivo es disipar las dudas de los mercados sobre si habrá bastante dinero en caso de que España tenga problemas. Otra posibilidad consiste en aumentar la capacidad de financiación del fondo sin subir el tope de 750.000 millones, la alternativa que parece preferir Alemania.

El interés de los créditos

En estos momentos, la capacidad real de financiación del tramo intergubernamental del fondo (440.000 millones de euros) es de sólo 250.000 millones, según los cálculos del propio fondo, ya que necesita mantener reservas de capital para no perder su máxima nota crediticia. La solución puede ser reforzar los avales de los Estados miembros para llegar efectivamente a 750.000 millones, pero sin modificar la cifra. En cuanto a la ampliación de los usos del fondo, las opciones sobre la mesa son que se pueda destinar a comprar deuda de los países con problemas, tomando el relevo del Banco Central Europeo, o a dar líneas de crédito preventivas para evitar el estigma de un rescate. En este caso, no se impondría al país beneficiario un duro plan de ajuste como el que se ha aplicado a Irlanda y Grecia, sino que únicamente debería cumplir los objetivos de déficit a los que ya se ha comprometido con la UE.

Otra de las cuestiones que discuten los Estados miembros de la eurozona es rebajar el interés que deben pagar los países rescatados por los fondos recibidos. La fórmula para calcular el tipo de interés se aprobó en mayo y ha dado como resultado un 5,2% para Grecia y un 5,8% de media para Irlanda. Si al final se aprueba un recorte, se aplicaría también para estos dos países, según las fuentes consultadas. Tanto Schäuble como la ministra de Economía francesa, Christine Lagarde, han afirmado en las últimas horas que no se oponen a aumentar el fondo de rescate siempre que sea necesario. Y Berlín y París consideran que, tras el éxito de las emisiones de deuda de España y Portugal esta semana, se ha alejado el riesgo de que los dos países necesiten asistencia.

Por ello, creen que incrementar ahora el mecanismo podría volver a generar dudas en los mercados. Alemania y Francia están indignados Durao Barroso por haber reclamado públicamente un aumento del fondo y consideran que la proliferación de declaraciones sólo provoca confusión en lugar de facilitar las cosas. "Tiene sentido reforzar el mecanismo actual porque todavía estamos viviendo momentos de inestabilidad en los mercados", dijo Barroso el miércoles. A su juicio, la ampliación del fondo de rescate "daría garantías a los mercados de que la estabilidad de la eurozona no está en cuestión y de que el euro sigue siendo una moneda estable y fuerte"."Con esto no queremos dar a entender de ninguna manera que lo utilizaremos para el país A o para el país B", subrayó el presidente de la Comisión. "Es una medida de precaución que tiene sentido en la medida en que tenemos una moneda común con diferentes posiciones fiscales y presupuestarios", agregó.

La semana que viene, la primera emisión de bonos para el rescate de Irlanda

El fonde de rescate de la eurozona lanzará la próxima semana la primera emisión de bonos de entre 3.000 y 5.000 millones de euros para rescatar a Irlanda. Las entidades colocadoras serán City, HSBC y Société Générale. El fondo prevé captar 26.500 millones de euros entre 2011 y 2012 para la asistencia financiera del país celta.

El ministro irlandés de Economía y Finanzas, Brian Lenihan, ha afirmado que intentará negociar una reducción del tipo de interés que su país tendrá que pagar por el préstamo, actualmente fijado en algo más del 5,5%. Irlanda recibirá un total de 85.000 millones de euros para su rescate, de los que la Unión Europea aportará 45.000 y el Fondo Monetario Internacional, el resto.

Más información