Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La zona euro debate ampliar el fondo de rescate

Los ministros de Economía de la zona euro discutirán hoy la posibilidad de ampliar la dotación y los usos del fondo de rescate adoptado para socorrer a los países afectados por la crisis de la deuda pública. El miércoles pasado, el presidente de la Comisión Europea, José Manuel Durão Barroso, hizo un llamamiento a los Estados miembros para que tomen una decisión en este sentido antes de febrero, en un movimiento que fue también apoyado por el presidente del Banco Central Europeo (BCE), Jean Claude-Trichet.

Trichet llamó la atención sobre la necesidad de mejorar de manera "cuantitativa y cualitativa" el diseño del fondo de rescate, permitiendo una "máxima flexibilidad" a la hora de cumplir su mandato de ayudar a los países con problemas de financiación. El BCE aboga por permitir que el fondo compre bonos soberanos de los países periféricos de la zona euro. El organismo supervisor ha avisado de que su programa de adquisición de deuda de los países afectados es temporal.

Otra de las opciones que será discutida es el uso del fondo de manera preventiva, según señaló la ministra de Finanzas francesa, Christine Lagarde. El fondo se utilizaría así para conceder líneas de crédito sujetas a mejores condiciones que las aplicables al programa de asistencia habitual, explicaron fuentes europeas. Y también está sobre la mesa la opción de usar el fondo para avalar la emisión de deuda soberana de los países más castigados por los mercados.

Visita del FMI

El fondo de rescate está dotado con 750.000 millones, aunque una parte se ha destinado ya al rescate a Irlanda, y al menos un tercio del fondo no estará disponible al usarse como garantía para lograr la mejor calificación al acudir al mercado a por financiación.

Por otra parte, una misión técnica del Fondo Monetario Internacional inicia hoy una visita a España. Un portavoz del Ministerio de Economía recalcó que la visita nada tiene que ver con la situación de la economía española, cuestionada de nuevo en los mercados de deuda pública en el arranque del año. La visita tiene como objeto recopilar datos para elaborar un informe sobre la estabilidad financiera del país, dentro del nuevo programa de evaluación a 25 países acordado por el G-20. Estas evaluaciones, a las que España ya se sometía de forma voluntaria, se harán cada cinco años.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 17 de enero de 2011