Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
La crisis del euro

Bruselas confirma que estudia ampliar las funciones del fondo de rescate

Barroso admite que la propuesta de la Comisión pasa por ampliar el mecanismo de emergencia y utilizar los fondos para otras medidas.- Merkel está dispuesta a hacer "lo que sea necesario"

La comisión europea ha confirmado hoy que está acelerando los contactos para mejorar los mecanismos contra la crisis. Entre las medidas a debate, el presidente Ejecutivo comunitario, José Manuel Durão Barroso, aboga por flexibilizar el fondo de rescate para los países del euro con problemas de financiación. El objetivo de la iniciativa, ha añadido, es tranquilizar a los mercados de deuda soberana, que de hecho han aliviado la presión sobre los Estados bajo sospecha desde que se empezó a hablar de la noticia ayer por la tarde.

Otra medida planteada por Bruselas es que este fondo avale las emisiones de deuda de los países, una solución intermedia a lo sucedido en el rescate a Irlanda, que directamente ha recibido dinero prestado de sus socios europeos y el FMI. A la falta de concretar qué propuestas saldrán adelante y cuáles no, en caso de que se cumplan las peores expectativas y Portugal acabe necesitando la ayuda de sus socios, la forma de socorrer al país no será igual que la empleada para Irlanda, cuyo rescate no impidió un recrudecimiento de las tensiones sobre los Estados de la Unión Monetaria con más déficit.

Un informe interno de Bruselas aboga por crear un impuesto para financiar al fondo

"Creemos que la capacidad de financiación (del fondo) debe ser reforzada y que el alcance de las actividades debe ser ampliado", ha dicho Barroso antes de destacar que estas medidas enviarían "una fuerte señal a favor de la estabilidad en la zona euro y en la Unión Europea". De hecho, la primera reacción que han tenido los inversores ante la posible ampliación del mecanismo de ayuda ha sido muy positiva para los países con problemas de deuda, tal y como pasó ayer y está volviendo a suceder hoy, ya que está aliviando la presión en su contra. Aunque la propuesta ya se planteó en los últimos meses de 2010 con escaso éxito, el interés mostrado por Bruselas en las últimas horas a su favor apunta a que está cobrando fuerza.

El actual Fondo Europeo de Estabilidad Financiera tiene un capacidad de 440.000 millones para asegurar que haya recursos suficientes por si se presentan nuevos Estados demandantes de ayuda. Hasta ahora, la Comisión había sido muy reacia a considerar esta posibilidad porque consideraba que era un paso que implícitamente apuntaba a que algún país grande, como España o Italia, precisaría ayuda. La medida tampoco era bien vista por Alemania o Francia , aunque hoy la canciller alemana, Angela Merkel, ha asegurado al ser preguntada por la propuesta que está dispuesta a hacer "lo que sea necesario" para salvar al euro. Ante el cambio de opinión de estos países, según ha adelantado hoy Barroso, no se descarta que se llegue a un acuerdo sobre este tema a principios de febrero.

Preguntado por si la ampliación del fondo de rescate está relacionada con la posibilidad de que España y Portugal apelen al mismo, el comisario de Asuntos Económicos y Monetarios, Olli Rehn, que compareció junto a Barroso, ha dicho que la crisis ha enseñado "que la prevención es preferible a la corrección", por lo que es "mejor dotarse de los instrumentos suficientes para hacer frente al peor escenario posible". En opinión de uno de los tres economistas que recibieron el último Premio Nobel de Economía, Christopher Pissarides, el "colapso" de España, la cuarta economía de la eurozona y con un peso superior al 10% en el conjunto de la economía de la UE, pondría en riesgo la supervivencia de la propia divisa europea, ya que en su opinión la Unión Europea no tiene los suficientes recursos para rescatarla.

Según un documento interno de Bruselas recogido por EP, Bruselas también estaría estudiando poner en marcha un nuevo impuesto a la banca, que recaudaría unos 50.000 millones de euros, para financiar el fondo. "Es de interés del sector financiero contribuir a la existencia de una red de seguridad final que proteja la capacidad de las autoridades públicas de rescatarlos", argumentan los funcionarios europeos en el informe.

Las nuevas medidas se podrían presentar en la reunión del Eurogrupo que se celebrará el próximo lunes para empezar a debatirlas. La otra iniciativa en las que trabaja el Ejecutivo Comunitario es la "mutualización" de las próximas emisiones de deuda soberana que contarían con la garantía del fondo de rescate de la UE.

La propuesta de "mutualización de la deuda" que impulsa la Comisión Europea plantea una fórmula híbrida de garantía de las emisiones de bonos que pretende satisfacer tanto a los defensores de los eurobonos como a sus detractores. La iniciativa pretende que las nuevas emisiones sean garantizadas a la vez de manera "conjunta" por el fondo de rescate de la UE y de manera "individual" por el Estado emisor, según fuentes comunitarias.

La Comisión, que inicialmente había defendido los eurobonos, busca recomponer el consenso entre sus más recientes partidarios (el presidente del Eurogrupo, Jean Claude Juncker, el ministro de Finanzas de Italia, Giulio Tremonti, el presidente de los socialistas europeos, Poul Rasmussen y el líder de los liberales en la Eurocámara, Guy Verhofstadt) y sus principales detractores, la canciller alemana, Angela Merkel, y el presidente francés, Nicolas Sarkozy. Según una propuesta del centro de estudios Bruegel, los eurobonos podrían financiar hasta el 60% de la deuda de cada país, permitiendo de esta manera obtener a los países con problemas obtener una financiación más barata de su deuda. La idea de la mutualización que propugna Bruselas es "mutualizar esfuerzos".

Asimismo, la Comisión Europea ha presentado hoy su estrategia de crecimiento y empleo, que constituirá la primera directriz para que los Estados miembros inicien la armonización de sus presupuestos en el marco del Semestre Europeo.