Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
La crisis del euro

El temor al contagio en España se disipa y las Bolsas se disparan

El alivio en los mercados de deuda hace ganar al Ibex un 5,42% en su mejor jornada desde mayo.- Lisboa cierra con éxito la primera subasta a largo plazo de 2011 un día antes del estreno del Tesoro español

Las Bolsas europeas y el mercado de deuda han registrado hoy una importante mejora gracias al anuncio de que Bruselas va a reforzar sus mecanismos contra la crisis y el éxito que ha cosechado Portugal en su primera subasta a largo plazo del año. El resultado de la operación ha aumentado el optimismo de primera hora y, con vistas al futuro, da motivos para pensar que el estreno de mañana del Tesoro español no será tan malo como se auguraba a la vista del recrudecimiento de las tensiones de las jornadas anteriores. De momento, el tono positivo con el que los inversores han recibido la vuelta a la acción de la UE y el éxito de Lisboa alejan el riesgo de contagio de los problemas de financiación hacia España, lo que ha desatado la euforia en las Bolsas. Al cierre, el español Ibex 35 ha ganado un 5,42% en su mejor sesión desde el rescate de Grecia a principios de mayo, con lo que mañana abrirá en 10.101 puntos.

Sócrates: "Somos capaces de hacer nuestro trabajo por nosotros mismos"

Para el comisario de Asuntos Económicos y Monetarios de la UE, Olli Rehn, no existe ninguna duda de que los problemas de financiación de Portugal no llegarán a España, incluso si este país cae, tal y como augura una mayoría de analistas. Según ha afirmado hoy el político finlandés desde Bruselas en declaraciones recogidas por Efe, las medidas puestas en marcha por el Gobierno español en materia de reducción del déficit, reestructuración del sector financiero y las reformas en el mercado laboral o pensiones, suponen una importante barrera de protección en caso de que Lisboa finalmente tenga que activar el rescate de la UE y el FMI. "No veo ninguna razón para alimentar la especulación en este sentido", ha asegurado antes de insistir en que "estas son acciones muy convincentes" que permitirán al país superar el bache.

El mayor factor de riesgo para España en caso de una debacle de Portugal es la exposición que los bancos españoles tienen en el país vecino, ya que en sus carteras se concentra un tercio de la inversión extranjera en el país, lo que les hace muy vulnerables a lo que ocurra al otro lado de la frontera. Por este motivo, el alivio registrado en los mercados de deuda entre ayer por la tarde y hoy ha animado a los inversores, que han sobrereaccionado a la noticia multiplicando las órdenes de compra sobre los valores españoles, especialmente sus bancos, muy castigados en las últimas jornadas. Gracias al impulso del sector financiero, que tiene más peso en la Bolsa española que en el resto de Europa, el selectivo Ibex 35ha disparado las ganancias hasta el 5,42%, por delante de las otras plazas de referencia del Viejo Continente. Además, ha vuelto a situarse por encima de la cota psicológica de los 10.000 puntos (10.101), un nivel que no tocaba desde antes de las Navidades. Desde el 5 de mayo, cuando el Ibex ganó un 23% en una sola sesión por el acuerdo de la UE para crear un fondo multimillonario de ayuda a Grecia, no registraba una subida diaria tan alta.

Entre los valores del parqué madrileño han destacado los avances de Santander y BBVA, que se han revalorizado por encima del 9,5%. También Bankinter o el Sabadell han ganado más de un 9%. Por el lado contrario, solo cuatro empresas -Iberia, Técnicas Reunidas, Indra o Ebro- han subido menos de un 1%. En cuanto a los otros parqués de referencia de Europa, Fráncfort ha ganado un 1,8%, París un 2,15%, Londres un 0,61% y Milán o Lisboa un 3,8% y un 2,6%. El euro también ha remontado posiciones frente al dólar y ha vuelto a superar la barrera psicológica de los 1,30 dólares.

Después de que Grecia e Italia acudieran ayer al mercado en una semana clave por las numerosas operaciones programadas, hoy Portugal ha alcanzado los objetivos máximos de la subasta al captar 1.249 millones de euros en títulos a 3 (650 millones) y 10 años (599 millones). La demanda ha más que triplicado a la oferta pese a los rumores de rescate. Además, lo que es aún más destacable, no ha tenido que subir el interés de sus bonos a 10 años para convencer a los inversores de que compren sus títulos. Así, frente al 6,8% que pagó en noviembre en plena debacle de Irlanda, lo que condicionó al alza el precio de la subasta, hoy le ha bastado con comprometer un 6,7%. En los títulos a 3 años, sin embargo, no ha habido mejora. La razón es que las dudas sobre las finanzas del país se centran más en el corto plazo, lo que penaliza los títulos con vencimientos más próximos. En este caso, si en noviembre pagó un 4,01% por sus bonos a 3 años, hoy ha abonado un 5,3%.

Algunas muletas

El alto apetito por la deuda de Portugal pone en evidencia que el país sigue contando con la confianza de los inversores, aunque cuenta con algunas muletas que aportan garantías adicionales, lo que también ayuda. La principal es que pase lo que pase podrá seguir pagando las facturas si aumentan sus problemas de financiación ya que tendrá el auxilio de sus socios del euro, aunque en su caso sea de forma diferente al rescate de Irlanda o Grecia. En cualquier caso, el alivio de hoy, aunque no significa que los problemas de fondo de déficit y deuda que generaron la crisis se hayan solucionado, supone un paréntesis en el descenso a los infiernos de Portugal.

De hecho, de no ser por la mejora iniciada ayer, a Portugal la emisión de hoy le hubiera salido mucho más cara. El lunes, sus bonos a 10 años se intercambiaban en el mercado secundario, que es donde se negocian los títulos de deuda de los Estados una vez emitidos, por encima del 7%, la frontera que separa la supervivencia de la quiebra, según admitió el pasado otoño el propio Gobierno de José Sócrates. Hay que recordar que aunque estos tipos corresponden al mercado secundario, siempre se acaban trasladando al mercado donde los Estados realizan las emisiones.

Para el primer ministro, el resultado de la operación demuestra que su país no va a necesitar ayuda exterior para consolidar sus finanzas. "Somos capaces de hacer nuestro trabajo por nosotros mismos", ha asegurado Sócrates desde Fráncfort antes de recordar que que el déficit público de 2010 será inferior a lo previsto, según informa Reuters.

Turno para España

Mañana le toca a España poner a prueba la confianza de los inversores. En su primera subasta del año, el Estado pretende vender entre 2.000 a 3.000 millones de euros en bonos a 5 años. Al igual que lo que está pasando con Portugal, el alivio de estas últimas dos jornadas le permitirá no tener que subir tanto los intereses para convencer a los inversores, que en cuanto huelen el riesgo exigen mayores rentabilidades para dejar su dinero. Así, si hubiera realizado la operación ayer por la mañana -la mejora empezó a mediodía-, tendría que haber pagado más de un 5% por su deuda a cinco años. Sin embargo, hoy le bastaría con pagar un 4,75%, que es al interés al que están negociándose hoy estos bonos en el mercado secundario. En cualquier caso, este tipo es superior al de la última emisión al mismo plazo realizada por España en noviembre, cuando pagó un 3,601%.

A diferencia de Portugal, que tiene unas necesidades más imperiosas de financiación, lo que ha alimentado las especulaciones sobre su rescate, el Gobierno asegura que tiene cubiertos los vencimientos previstos hasta abril, cuando tiene su próxima prueba de fuego con la refinanciación de 8.000 millones de euros.

Gracias al alivio de las tensiones, la prima de riesgo de España, que equivale al sobreprecio que debe pagar el Tesoro para colocar sus títulos a 10 años frente a los alemanes, de referencia, ha bajado de los 250 puntos básicos por primera vez desde el jueves. A las 18.00 se situaba en 240 puntos básicos, 14 menos que ayer, cuando disminuyó en 11. La prima de Portugal, por su parte, descendía más 19 puntos básicos hasta los 377.

Otras buenas noticias que han ayudado a disipar las dudas sobre el futuro de la crisis además de las que llegaron ayer de Japón, que se ha comprometido a comprar deuda europea, y Bruselas; ha sido el dato de crecimiento de Alemania. La primera potencia europea ha confirmado que en 2010 creció a su mayor ritmo desde la reunificación del país en 1991 con un 3,6%, lo que arroja algo de optimismo sobre la recuperación de la eurozona.