Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
La crisis del euro

Sócrates asegura que Portugal no pedirá ayuda porque no la necesita

El banco central luso prevé una recaída de la economía en la recesión

"Portugal no necesita ninguna ayuda financiera externa", reiteró ayer con vehemencia el primer ministro, José Sócrates (socialista), en una declaración para anunciar "las buenas noticias" de la rebaja del gasto público y el aumento del ingreso, que, según sus cuentas, suponen para el Estado un desahogo presupuestario de 800 millones de euros, equivalente al 0,5% del PIB. "Esta cifra supera nuestras expectativas", añadió en tono solemne. El mensaje del primer ministro tiene el inequívoco propósito de tranquilizar a la opinión pública, ante la cascada de rumores que vaticinan que Portugal está abocado a recurrir a la Unión Europea y al Fondo Monetario Internacional (FMI) para hacer frente a su elevado endeudamiento.

El Tesoro portugués afronta hoy una importante subasta de deuda

No es por azar que la comparecencia de Sócrates y su ministro de Finanzas, Fernando Teixeira dos Santos, ante los medios de comunicación se produjo la víspera de la comprometida subasta de bonos del Tesoro, en la que el Gobierno portugués espera obtener entre 750 y 1.250 millones de euros.

Una vez más, el primer ministro insistió en que Portugal está haciendo los deberes y prueba de ello, subrayó, es que el déficit público de 2010 estará por debajo del 7,3% que había prometido el Gobierno. En los presupuestos aprobados por el Parlamento, el Ejecutivo preveía una caída del déficit en 2010 del 9,3% al 7,3% del PIB, mientras que para finales de este año la previsión es bajar hasta el 4,6%.

Los buenos números oficiales superan todas las previsiones: los ingresos del Estado aumentaron un 5,3%, por encima del 4,5% previsto, mientras que el gasto público subió el 1,7%, inferior a la previsión del 2,5%. Por último, el saldo de la Seguridad Social superará los 720 millones de euros, "muy por encima de los 605 millones que estaban previstos".

Sócrates apeló al "espíritu patriótico" de los portugueses a la hora de evaluar estos datos. "Portugal es uno de los países de la UE que más redujo su déficit en 2010", dijo, y lanzó una advertencia: "Todos los rumores sobre una supuesta intervención del FMI son especulaciones que no ayudan a nuestro país, que agravan las condiciones del mercado y ayudan a los especuladores que van contra Portugal y contra el euro". Y agregó: "El Gobierno no tolerará que ningún agente político minimice el éxito presupuestario de nuestro país".

Sin entrar en precisiones, el primer ministro sostuvo que Portugal busca financiación "con operaciones clásicas", como la emisión de títulos de deuda de hoy, aunque con la mirada puesta en la diversificación de las fuentes. Una importante delegación del Gobierno luso, encabezada por Sócrates, viajará el próximo fin de semana a Qatar y Abu Dhabi.

Menos optimista es el Boletín Económico de Invierno difundido ayer por el Banco de Portugal, que prevé una recesión de la economía del 1,3% para 2011, en contra del 0,2% que maneja el Gobierno. Estas previsiones están apenas una décima por debajo de las del FMI, que vaticina una contracción de la economía lusa del 1,4%.

El banco central precisa que solo en 2012 habrá una ligera recuperación, gracias a las exportaciones. Caída del consumo, inflación del 2,7%, por encima de la estimación del Ejecutivo, y reducción de la inversión pública y privada, son otras de las previsiones del Banco de Portugal.

El ministro de Economía, José Vieira da Silva, señaló que hace tiempo "las organizaciones internacionales apuntaban valores próximos a la recesión en 2010 y no hubo tal. La economía está comportándose de una manera mucho más favorable de lo que admitía el Gobierno".

Por su parte, la canciller alemana, Angela Merkel, defendió ayer en una rueda de prensa en Nicosia (Chipre) que el Gobierno de Portugal ha adoptado "medidas muy importantes" para hacer frente a los problemas de deuda a los que se enfrenta, aunque ha recordado que lleva tiempo implementarlas, informa Reuters.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 12 de enero de 2011