Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Arizona busca una ley que prohíba protestas durante los funerales del tiroteo en Tucson

La decisión se ve impulsada por las declaraciones de un reverendo fanático que respalda las las acciones del pistolero que dejó seis muertos.- La congresista Giffords se recupera favorablemente

El Capitolio de Arizona tiene previsto aprobar hoy mismo una ley que prohíba manifestaciones a menos de 90 metros en los funerales de las víctimas del atentado de Tucson después de que el fanático reverendo Fred Phelps, de la Iglesia Baptista de Westboro, colgase en YouTube un vídeo en el que agradece los actos del pistolero.

Siguiendo su demente lógica de que Estados Unidos está siendo castigado por permitir el aborto o las bodas gais -entre otros-, el reverendo suele conducir a sus iluminados fieles -en su gran mayoría su propia y numerosa familia- hasta los entierros y funerales de soldados caídos en las guerras de Irak o Afganistán para manifestar que sus muertes son producto del enfado de Dios por contravenir sus leyes divinas.

El funeral por la pequeña de nueve años Christina Green está previsto para el jueves por la tarde y los residentes de Tucson ya han asegurado que no van a permitir que nada ni nadie disturbe la paz y el respeto que merece el alma de Christina y los padres de la familia de la víctima. "¡Por Dios!, estamos hablando de la muerte de una niña", explica indignada Laura Morgans.

Christin Gilmer forma parte del grupo llamado Angel Action, una pequeña organización que contrarresta las acciones de la Iglesia del reverendo Phelps. "Suelen ser 15 personas las que se manifiestan con mensajes muy gráficos e insultos muy graves", explica Gilmer.

"Nosotros solemos doblara ese número de gente y bloquear con alas de ángel que se les vea". Desde hace unas horas, Angel Action intenta también bloquear los accesos a Facebook de los seguidores de Phelps con esta otra página

Gifford sigue en estado crítico pero se recupera

Por otra parte, los médicos del Centro Médico de la Universidad de Tucson han asegurado que la congresista Gabrielle Gifford, quien recibió un disparo que le atravesó la cabeza, sigue en estado crítico pero se está recuperando. Michael Lemole, jefe de neurocirugía del centro, ha dicho que "respirar por sí misma" y se le ha retirado parte de la sedación.

"Tiene 101% de posiblidades de sobrevivir", ha dicho por su parte Peter Rhee, jefe de la unidad de traumatología de centro médico. Ha contado que Giffords ha mostrado algo de movimiento en un lado de su cuerpo y hay señales de que podrá abrir sus ojos pronto, según el facultativo.

El doctor ha agregado que hay que ser "extremadamente paciente" ante el proceso de recuperación de la congresista de 40 años. En el parte médico diario, Rhee ha dicho que siguen hospitalizados por el tiroteo seis pacientes: Giffords en situación "crítica", otros tres "graves" y los dos restantes están bajo control, informa Efe.

La familia del autor de la masacre, "desolada"

La famlia de Jared Lee Loughner, el único detenido como el autor del tiroteo en el supermercado de Tucson -y que está acusado de cinco delitos criminales-, ha presentado sus excusas a las víctimas y a sus familiares y se ha declarado "absolutamente desolada".

En un escueto comunicado leído a las puertas de su vivienda a la prensa, a la que piden respeto por su privacidad y por el momento que están pasando, la familia dice no tener palabras "que puedan expresar lo que sentimos. Ojalá las hubiera y ello permitiera hacer sentir mejor a los demás".

"No entendemos por qué ha pasado esto. Nos gustaría poder cambiar los terribles eventos que ocurrieron el sábado", dice la familia, que asegura estar preocupada por la situación de las víctimas y sus allegados.

Más información