Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Assange anuncia nuevas filtraciones de Wikileaks sobre bancos

El líder del sitio de Internet anuncia en 'Forbes' la publicación de documentación sobre una gran entidad estadounidense

El próximo objetivo de Wikileaks serán los bancos. Así lo anunció, en una entrevista realizada el 11 de noviembre y publicada hoy en el blog de Andy Greenberg en la revista Forbes el líder de Wikileaks, Julian Assange. El portal de filtraciones publicará breve documentos sobre un gran banco estadounidense que, según Assange, "dará una visión real y representativa de cómo actúan los bancos a nivel ejecutivo", algo que, presume, dará lugar a "investigaciones y reformas". Sólo encuentra un precedente similar: "Los correos electrónicos de Enron".

Assange admite que, desde que Wikileaks comenzó a adquirir relevancia internacional, le llegan la velocidad a la que le llegan los documentos filtrados supera a la velocidad en que pueden procesarlos y, por tanto tienen que priorizar. Según sus estimaciones, el 50% de la documentación que Wikileaks ha recibido es relativa al sector privado, al que dirigirá su objetivo próximamente. Preguntado si tiene información de "gran impacto" sobre empresas privadas, el líder de Wikileaks responde: "Bueno, no sé si de gran impacto. Podría hacer caer un banco o dos".

En concreto, Assange revela que tiene preparado para comienzos de 2011 un "megaleak" (nombre que sugiere el entrevistador para una gran filtración con miles de documentos) sobre un gran banco "estadounidense que aún existe" -descarta por tanto entidades desaparecidas en la crisis como Lehman Brothers. Se niega a comentar si se trata del mayor banco de EE UU. Será, dice, "una visión real y representativa de cómo se comportan los bancos a nivel ejecutivo de forma que estimulará investigaciones y reformas, supongo", dado que desvelará "prácticas inmorales".

Assange también admite que tiene material sobre Rusia -empresas y Gobierno-, sobre compañías como BP o farmacéuticas e incluso un caso de espionaje de un Gobierno sobre empresas tecnológicas. Reconoce que el material es tan vasto que ni él mismo está seguro sobre el contenido de la montaña de documentación sobre la que "está sentado".

Preguntado si es mayor "regulación" lo que busca con las filtraciones, Assange no se declara demasiado amigo de las regulaciones, pero sostiene que "hay abusos que deberían ser regulados". De cara al futuro, Assange sostiene que, en un mundo en el que Wikileaks existe, será "más fácil poner en marcha un buen negocio y más difícil uno malo. Es fantástico dirigir un lugar de trabajo ético. Es menos probable que tus empleados te jodan si ellos no están jodiendo a alguien". Wikileaks significa que "es más fácil para un director ejecutivo honesto dirigir un negocio honesto, si los negocios deshonestos obtienen efectos negativos por una filtración". "WikiLeaks está pensado para hacer el capitalismo más libre y ético".