Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El ex banquero que entregó datos a Wikileaks, condenado por violación de secreto bancario y amenazas

Un tribunal suizo impone a Rudolf Elmer a una multa de 5.500 euros y le suspende durante dos años, por un caso previo a la cesión de documentos al portal de filtraciones. - El ex banquero ha reconocido que facilitó datos de clientes a las autoridades fiscales

Un tribunal suizo ha declarado hoy a Rudolf Elmer, que el lunes entregó información sobre 2.000 clientes a Wikileaks, culpable de violación de secreto bancario y de amenazas a un empleado de su antigua empresa, el instituto financiero Julius Baer. La corte ha condenado al ex banquero suizo a una multa de 7.200 francos suizos (unos 5.500 euros) y le ha suspendido durante dos años.

La fiscalía pedía para él una pena de ocho meses de prisión y el pago de una multa de 2.000 francos (unos 1.557 euros). Rudolf Elmer ha reconocido hoy ante el juez que en el pasado envió a las autoridades fiscales datos de algunos clientes de la entidad para la que trabajaba. Elmer, quien ya se valió deWikileaks en 2008, está acusado de vulneración de secreto bancario en un caso no tiene nada que ver con la web de filtración de documentos. Se enfrenta a una pena de prisión de ocho meses y el pago de una multa de 2.000 francos suizos (1.549 euros) por solicitar dinero a cambio de facilitar información secreta sobre las cuentas ubicadas en las islas Caimán, violar el secreto bancario y empresarial y amenazar a varios compañeros de la entidad en la que trabajaba, el banco de negocios suizo Julius Baer.

Elmer trabajó para el banco privado 15 años, ocho ellos como director de la sucursal en Islas Caimán, hasta que en 2002 puso fin de manera poco amistosa a su relación con la entidad. Según ha dicho hoy durante el juicio, que se celebra en Zúrich, a raíz de su marcha el banco suizo inició una campaña de "terror psicológico" contra él y su familia que le llevaron a reaccionar. El ex banquero ha negado además ante el juez estar detrás de un falso aviso de bomba a la central de Julius Baer, así como haber intentado chantajear a la empresa para la que trabajaba. Según su versión, fue la entidad financiera la que le ofreció 500.000 francos suizos (casi 370.000 euros) a cambio de no revelar datos de sus clientes, algo por lo que asegura que nunca ha cobrado.

Según la fiscal Alexandra Bergmann, Elmer ha negado el chantaje (sí ha reconocido en cambio el envío de mensajes amenazantes a sus compañeros) porque contradice su imagen de denunciante de las malas prácticas de su empresa. Una imagen que la Fiscalía ve como "pura retórica y estrategia de defensa" porque Elmer comenzó a cultivarla "mucho tiempo después de abandonar el banco". "Mientras trabajaba en las islas Caimán nunca cuestionó tanto el sistema", ha añadido Bergmann.

¿Una 'vendetta'?

El pasado lunes, Elmer facilitó en Londres al fundador de Wikileaks, Julian Assange, dos discos duros con los datos de 2.000 clientes que podrían incurrir en un delito de evasión de impuestos. Los depósitos pertenecen tres bancos (uno de los cuales es Julius Baer) y entre sus propietarios hay unos 40 políticos, además de a "pilares de la sociedad" y hombres de negocios, "gente que ha hecho fortuna en las artes y en los conglomerados multinacionales en los dos lados del Atlántico", según aseguraron Elmer y Assange el pasado lunes durante una rueda de prensa celebrada en el Front Club de Londres.

Según explicó el suizo, de 55 años, entregó la información al portal después de que las autoridades suizas y alemanas se negaran a investigar el caso. Julius Baer considera que el comportamiento del ex banquero forma parte de una "vendetta" por la negativa de la entidad a pagarle la cuantía de la indemnización que exigió tras ser despedido, en el año 2002. La misma venganza por la que Elmer ya pasó 30 días en prisión preventiva por revelación de secretos y que ahora le ha llevado ante la Justicia suiza.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >