La explosión de una mina de carbón en Nueva Zelanda deja 29 trabajadores atrapados

Dos operarios logran escapar momentos después del accidente

Al menos 29 trabajadores han quedado atrapados después de que se produjera hoy una explosión en una mina de carbón en Nueva Zelanda. El suceso ha tenido lugar a las 16.30 (04.30 hora peninsular española) en el yacimiento de la compañía Pike River en Atarau, a unos 50 kilómetros al norte de la localidad de Greymouth en la Isla Sur. Dos de los mineros lograron escapar de la mina en los momentos posteriores a la explosión, pero no supieron dar a los rescatadores la ubicación de los otros.

El director gerente de la minera, Peter Whittal, ha señalado que ambos están a salvo. Los rescatados presentaban heridas de escasa gravedad y han sido trasladados al hospital Grey, en la población de Greymouth, a unos 50 kilómetros suroeste del yacimiento.

Más información
El temor a una nueva explosión retrasa el rescate de los 29 mineros de Nueva Zelanda
Nueva Zelanda admite las "pocas posibilidades" de rescatar a los 29 mineros sepultados

Un nuevo recuento fija el número de trabajadores atrapados en 29, cuando la cifra dada inicialmente por la compañía era de 27. De entre los operarios que permanecen confinados bajo la superficie, al menos 15 son mineros de la plantilla y 12 contratados locales, según Whittal. Helicópteros, seis ambulancias, equipos de rescate y familiares de las víctimas se encuentran en la entrada de la mina. El portavoz de Pike River, Dick Knapp ha declarado en una conferencia de prensa que se ha pedido a las familias de las víctimas que abandonen la entrada de Atarau y que se trasladen a Moonlight Hall, un local habilitado para ellos, a la espera de noticias.

Los responsables de la explotación habían perdido el contacto con los trabajadores durante varias horas. El ministro de Energía y Recursos, Gerry Brownlee, había indicado que algunos de los mineros fueron capaces de contactar con los servicios de emergencia tras la deflagración, aunque la comunicación apenas duró unos instantes. En referencia a las causas del accidente, el ministro ha hecho un llamamiento a la prudencia. "Hay cierta especulación pero creo que debemos esperar el balance de los servicios de emergencia", apuntó Brownlee, al tiempo que adelantó que seis ambulancias, tres camiones de bomberos y tres helicóteros de rescate se dirigen ya a la mina.

Entrada la noche, Knapp confirmaba que fue una explosión de gas la que colapsó el túnel, aunque todavía no se ha determinado qué la produjo.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

Lo esencial ahora, garantizar que llega aire a los atrapados

El alcalde de Greymouth, Tony Kokshoornd, ha adelantado que los equipos de rescate necesitarán "varios días" antes de que las condiciones de seguridad para iniciar el salvamento sean las apropiadas.

La principal preocupación de los expertos en estos momentos es garantizar que funciona el sistema de ventilación y que llega aire a las 27 personas atrapadas en el interior. "No sabemos dónde se encuentran los mineros, así que desconocemos su posición en relación a las salidas [de la mina, que tiene dos]", ha apuntado el experto David Feickert. El especialista ha añadido que no podrán descender más de seis personas y tendrán que llevar con ellos bombonas de aire.

"Estamos aferrados a nuestra esperanza. Mirad lo que ocurrió en Chile, todos aquellos mineros atrapados y luego salieron con vida", ha comentado Kokshoornd, según el diario neozelandés Stuff, en referencia al grupo de 33 mineros que sobrevivió 69 días encerrado a casi 700 metros de profundidad en un yacimiento del norte de Chile.

La mina de Atarau, donde se extrae carbón de alta calidad para producir acero que luego se vende al mercado indio, se encuentra cerca de otro yacimiento ya cerrado donde 18 trabajadores perdieron la vida en una explosión en 1968.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS