Palin cree que podría ganar a Obama en las presidenciales de 2012

La líder del conservador Tea Party asegura estar "sopesando" la posibilidad de enfrentarse al presidente

Sarah Palin perdió junto con John McCain la posibilidad de convertirse en la vicepresidente de Estados Unidos en la campaña presidencial que catapultó a Barack Obama a la Casa Blanca. Pero la actual líder del conservador Tea Party, ahora está convencida que las cosas pueden ser diferentes en 2012: cree que podría ganar al presidente en su lucha por la reelección. La ex gobernadora de Alaska ha dicho por primera vez que está "sopesando" la posibilidad de presentarse en las próximas elecciones presidenciales.

La última referencia de Palin al respecto la ha realizado en una entrevista para la cadena ABC que e emitirá a principios de diciembre. Tras hablar si sería una buena idea para EE UU y para su familia, la presentadora Barbara Walters le pregunta directamente si cree que podría vencer a Obama. "Eso creo", dice.

Más información
'Sarah de Alaska', en su hábitat
A las puertas de la revolución conservadora
El Tea Party salta de la calle a los salones del poder
Sarah Palin: "Obama no tiene cojones"
Sarah Palin llama "aliado" de EE UU a Corea del Norte
Sarah Palin publica una lista de errores de Obama en su página de Facebook
Obama ganaría a cualquier republicano pese a la caída de su popularidad
Los correos de Sarah Palin ven la luz
Miles de correos electrónicos sacan a la luz la conducta de Sarah Palin
Los correos de Sarah Palin revelan su esfuerzo por controlar su imagen pública

En una entrevista para el próximo semanal del periódico New York Times Palin dijo abiertamente y por primera vez que estaba "sopesando" lanzarse a la carrera presidencial. "Estoy inmersa en unas deliberaciones internas, y teniendo esa discusión con mi familia, que es la consideración más importante en este tema", afirmó. En la entrevista, que ha sido adelantada en la versión digital del periódico, indica que uno de los "obstáculos" que tendría que superar si decide tomar esa decisión sería demostrar su historial. "Eso es lo más frustrante para mí, la descripción deformada y perversa de mi historial y de lo que he logrado en las dos últimas décadas".

Su creciente actividad mediática es considerada por muchos como otro síntoma de sus pretensiones políticas, Palin suele limitar sus apariciones en televisión a la cadena Foz News en la que está participa como comentadora política. A la entrevista aún por emitirse y a la del periódico, se suma Sarah Palin's Alaska, una miniserie de 8 capítulos en las que habla sobre su Estado y su próxima gira de 16 paradas para presentar su segundo libro, America by Heart.

Las encuestas hablan de Palin

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

Sarah Pali, de 46 años, está muy bien considerada entre la parte republicana más conservadora pero es vista con algo más de escepticismo por el resto del partido. Una encuesta realizada la semana pasada reflejó que el 52% de los americanos no la ven con muy buenos ojos, el porcentaje más elevado desde su aparición en la escena pública en la campaña de 2008. Además, no es la única candidata a enfrentarse al presidente estadounidense. Parte del partido está ponderando proponer a otros candidatos para el reto, como el gobernador de Massachussets Mitt Romney, el ex gobernador de Minessota Tim Pawlenty o el senador John Thune.

Sarah Palin durante su programa.
Sarah Palin durante su programa.

Alaska elige a la senadora a Murkowski en un revés para el Tea Party y Palin

Los electores de Alaska han propinado un revés a su ex gobernadora Sarah Palin y líder del Tea Party al reelegir como senadora a la republicana Lisa Murkowski y no al candidato de ese movimiento ultraconservador, Joe Miller.

Murkowski, que perdió las primarias del partido frente a Miller pero recibió la autorización de la Junta Electoral del estado para presentar su candidatura se convirtió en la primera senadora de Estados Unidos que resulta elegida por votos escritos en más de medio siglo, desde 1954. Los votantes que quisieron optar por ella, ejercieron el derecho a escribir su voto a mano en las papeletas electorales, conocido como "write in".

Más de dos semanas después de las elecciones legislativas del 2 de noviembre, y tras un complicado recuento de papeletas, las urnas han concedido a Murkowski una ventaja de más de 10.400 votos, a falta de que se comprueben las últimas decenas.

Mediante un viejo sistema que permite a algunos candidatos competir por un escaño pese a haber perdido las primarias, los electores se esforzaron en escribir el nombre de la senadora en las papeletas, incluso si no tenían demasiado claro cómo hacerlo, dada la dificultad de la grafía de su apellido.

De los votos atribuidos a Murkowski, más de 8.153 mostraban errores en la forma de escribir el apellido de la senadora, con caligrafías que rezaban "Murkowsky" o incluso "Murkowskee".

Los observadores electorales más ortodoxos se opusieron además a aceptar la validez de papeletas en las que se leía "Murkowski, Lisa" o "Lisa Murkowski Republican", pero finalmente estos boletos sí han contado a favor de la legisladora.

El de Miller es un nuevo revés para el Tea Party, que ha logrado colocar a algunas de sus estrellas en el Senado, pero no ha tenido éxito en varias de las candidaturas más ambiciosas, como la de Sharron Angle, que esperaba desbancar al líder de la mayoría demócrata Harry Reid de su escaño por Nevada.

La llamada "aprendiz" de Palin, Christine O'Donnell, también se quedó fuera de la Cámara Alta, al ser derrotada en el estado de Delaware por el demócrata Chris Coons.

Murkowski, de 53 años, se convirtió en senadora en 2004, cuando ganó el asiento que había ocupado durante años su padre, el ex gobernador del estado Frank Murkowski, que fue desbancado de ese puesto en 2006 por Palin, lo que contribuyó al clima de frialdad que hoy existe entre la reina del "Tea Party" y la senadora.

Con la victoria de Murkowsky la composición del Senado durante los próximos dos años quedará así: 51 demócratas, dos independientes que votan con ellos -lo que hace que sean en la práctica 53- y 47 republicanos.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS