Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Nuevas filtraciones sobre Irak

El Pentágono permanece en alerta tras la publicación de las filtraciones de Wikileaks

EE UU mide la repercusión de las revelaciones de la organización de Assange. - Clinton denuncia unas revelaciones que a su juicio ponen en peligro "la seguridad de EE UU y sus aliados"

Irak es una guerra que difícilmente puede ser menos popular. La filtración por parte de Wikileaks de documentos que revelan miles de muertes de civiles y, sobre todo, la pasividad de altos mandos estadounidenses ante los abusos a prisioneros que protagonizaron soldados y policías iraquíes no hace las cosas precisamente más fáciles. Consciente de que el daño para su imagen es ya insalvable, Estados Unidos mide ahora con ojos de estratega los efectos de la revelación documental. La reacción del Pentágono y de la Secretaría de Estado han ido en la misma dirección que estos días: temen ante todo que los casi 400.000 archivos desclasificados comprometan la seguridad de sus tropas.

Según el portavoz del Pentágono, Geoff Morrell, el paquete de informes que se han publicado "incluye una lista de cientos de nombres de iraquíes, 300 de los cuales creemos que son particularmente vulnerables a la luz de esta filtración, y ya hemos notificado a las fuerzas estadounidenses en Irak que tomen medidas para protegerles". El Pentágono asegura que tendrá que extremar la precauciones en la zona ahora que "el país es más vulnerable". "[La filtración] expone nuestras tácticas, técnicas y procedimientos, cómo operamos en el campo de batalla, cómo respondemos a un ataque, nuestras capacidades y nuestro equipamiento, cómo conseguimos nuestras fuentes y cómo trabajamos con los iraquíes", se lamentaba Morrell. El Pentágono ha insistido igualmente en que la fotografía que aportan los documentos no representa la historia completa de lo sucedido en Irak sino tan solo "retazos de sucesos, trágicos y mundanos".

El Departamento de Defensa ha expresado en un comunicado que también condena la revelación de la información. La secretaria de Estado, Hillary Clinton, ha asegurado en una comparecencia junto a su colega paquistaní, Mahmood Qureshi, que perseguirá cualquier revelación de datos "que amenace nuestra seguridad o la seguridad nacional de aquellos con los que trabajamos" y ha condenado cualquier filtración de documentos que "ponga en peligro vidas estadounidenses o de sus aliados".

Una prolongada espera

El Departamento de Defensa de EE UU llevaba días preparándose para la nueva filtración: un equipo de 120 personas trabajaba para descubrir con antelación los archivos que podrían formar parte de los papeles de Irak. Horas antes, el portavoz del Pentágono, Dave Lapan, había afirmado que el Departamento ya tenía identificados los archivos y, a pesar de minimizar la importancia de su eventual publicación, reconoció que podían suponer "una amenaza para las tropas o los iraquíes que han cooperado".

Los responsables de la OTAN comparten el mismo temor. Antes de la filtración, el jefe de la alianza, Anders Fogh Rasmussen, había afirmado que esta podía tener "unas implicaciones muy negativas para la seguridad", según la BBC.

La publicación de los nombres de civiles afganos y colaboradores de la coalición internacional en Afganistán fue uno de los principales motivos de críticas contra Wikileaks tras la másiva divulgación de archivos de julio. Cinco ONG, entre ellas Amnistía Internacional, que en 2009 premió a la organización por publicar documentos sobre las matanzas de Kenia, pidieron que se borraran los nombres de los afganos que podían ser víctimas de represalia.