Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Gran afluencia a las urnas en las elecciones legislativas de Venezuela

Chávez arenga a la población a que vote en masa.- El mandatario cita poyecciones que dan cerca de un 70% de participación

Hugo Chávez se ha levantado muy temprano. Antes de las cinco de la mañana ya ha puesto su primer mensaje del día en Twitter: "Mundo Patrio! Que resuenen las Dianas por toda esta tierra mojada! Levántate Pueblo Mío y desenvaina tu espada!! Vamos con Dios!!". Tanto por el tono como por el texto se nota que el presidente de Venezuela no necesita que nadie le escriba los mensajes. Es él quien, desde más de una hora antes de que abrieran los colegios electorales (a las seis de la mañana en Venezuela, seis horas y media más en España), lleva arengando a los más de 17 millones de electores a acercarse a las urnas. En sólo una hora, había mandado 25 mensajes desde su BlackBerry, entre los que se incluía muchas respuestas a sus seguidores del tipo "¡Vamos Perlita Patriota!" o "¡Ese zurdo. Dale con la raboecochino!! Venceremos!!".

El caso es que la jornada electoral en Venezuela está transcurriendo con mucha más calma que los mensajes de Chávez. Los observadores nacionales y los extranjeros que vigilan el proceso resaltan la gran afluencia a las urnas. El mandatario venezolano ya ha votado y, citando proyecciones, ha vaticinado cerca de un 70% de participación.

La expectación es mucha por cuanto los electores tienen la posibilidad de elegir entre el proyecto socialista y bolivariano del presidente -el Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV)- o una coalición formada por todos los partidos de la oposición, la Mesa de Unidad Democrática (MUD).

Hace cinco años los electores no tuvieron tal dilema, pues la oposición -al considerar que las elecciones legislativas no reunían las suficientes garantías democráticas- decidió no concurrir. Hasta el más acérrimo opositor a Chávez considera ya que aquella estrategia no dio resultado, sino todo lo contrario. El comandante presidente ha disfrutado de un cheque en blanco valiosísimo para impulsar su proyecto de "socialismo del siglo XXI".

Aunque las últimas encuestas valoran la posibilidad de un empate técnico, lo cierto es que nadie sabe a ciencia cierta cuántos de los 165 miembros de la Asamblea llevarán camisa roja y cuántos no. Sobre todo teniendo en cuenta que tampoco se sabe si los venezolanos -que en 2005 protagonizaron una abstención del 75%- acudirán a los desesperados llamados de presidente y oposición para que acuden en masa y tempranito -se esperan fuertes lluvias para la tarde-.

Si ahora la oposición lograra alcanzar la cifra de 56 diputados, tendría la llave para bloquear las leyes orgánicas. Y si consiguiera hacerse con 67 escaños, Chávez ni siquiera podría ya gobernar por decreto. De ahí que el presidente se haya implicado de forma tan personal en una campaña a la que en teoría no se presenta. Su carismática figura ha logrado ensombrecer a las de sus candidatos. Como desde hace ya 11 años, en Venezuela se vota a favor o en contra de Chávez.