Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Bruselas expedientará a Francia por la expulsión de los gitanos

La comisaria de Justicia, Viviane Reding, anuncia que recomendará a Barroso en dos semanas que abra un procedimiento a París por violar la libre circulación de personas

Una Comisión Europea enfurecida por los engaños del Gobierno francés con respecto a la expulsión de gitanos de Francia ha llevado esta mañana a Viviane Reding, vicepresidenta y responsable de Justicia y Derechos Fundamentales, a pronosticar que al Ejecutivo comunitario "no le quedará otra salida que lanzar un procedimiento de infracción contra Francia" por su contumaz violación de la legislación comunitaria. Tras la dura rueda de prensa de Reding, Francia ha mostrado su "asombro" por las declaraciones de la comisaria.

En un declaración leída, Reding ha pasado revista a los contactos mantenidos desde agosto con las autoridades de París a propósito de este conflicto, incluida una visita a Bruselas del ministro francés de Inmigración, Eric Besson, y del secretario de Estado de Asuntos Europeos, Pierre Lellouche, y ha llegado a la conclusión "de que ya no podemos creer en las garantías dadas" por ambos de que se había actuado conforme a derecho.

En realidad, las redadas contra los gitanos respondían a una circular del Ministerio de Interior en esos exactos términos, en contra de lo defendido por Besson y Lellouche ante Reding y la comisaria de Interior, Cecilia Malström. Ambos hablaron ante las dos comisarias de medida genérica a favor del mantenimiento del orden público. El engaño de París a Bruselas "es una vergüenza", ha tronado Reding.

Tras pedir a las autoridades francesas que rectifiquen y cambien la explicación de lo sucedido (ya ayer Interior emitió en París una nueva circular de la que se habían 'caído' las referencias a los gitanos), Reding promete más investigaciones y pasa a la ofensiva: "Estoy personalmente convencida de que a la Comisión no le quedará otra salida que iniciar un procedimiento de infracción contra Francia". De hecho, ha anunciado que recomendará personalmente al presidente de la Comisión, Jose Manuel Durão Barroso, que aplique un procedimiento "acelerado" dada la gravedad del caso.

El procedimiento será por una aplicación discriminatoria de la directiva sobre libertad de Movimiento y por no haber traspuesto a la legislación francesa las garantías procedimentales que contempla la directiva. Eso supone que París deberá actuar con urgencia o acabará sentado en el banquillo del Tribunal de Justicia de la Unión.

Asombro en Francia

Sin demasiado ánimo de echar más leña al fuego, el Gobierno francés ha expresado su "asombro" por las declaraciones de Reding, indicando que "no es la hora de polémicas". "Hemos tenido noticia con asombro de las declaraciones de Viviane Reding. No creemos que con este tipo de declaraciones podamos mejorar la suerte y la situación de los gitanos que están en el centro de nuestras preocupaciones y acciones", ha declarado el portavoz del Ministerio francés de Exteriores, Bernard Valero. "No es la hora de la polémica, no es la hora de declaraciones de este tipo. Es hora de trabajar en favor de la población gitana. Trabajamos en ese espíritu y con ese objetivo con las autoridades de Bucarest".