Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Cae el jefe de la mafia calabresa y más de 300 personas en una macrooperación contra la 'Ndrangheta

Junto a Domenico Oppedisano, de 80 años, ha sido detenido Pino Neri, jefe en Lombardía.- Los arrestos, en los que han participado 3.000 miembros de las fuerzas de seguridad, se han producido en el sur y norte de Italia y Estados Unidos

Las fuerzas del orden italianas han asestado en la últimas horas un importantísimo golpe a la mafia calabresa 'Ndrangheta con la detención de más de 300 personas en varias localidades del sur y norte del país e incluso Estados Unidos, según la agencia Reuters. La operación, en la que han participado más de 3.000 agentes, es la más importante que se produce en los últimos años contra este grupo criminal.

Los arrestados están acusados de asociación mafiosa, tráfico de armas y estupefacientes, homicidio, extorsión y robo, entre otros cargos. Solo en Calabria han sido detenidas 120 personas y algunos de los arrestados se encontraban ya en prisión. Entre los arrestados está Domenico Oppedisano, de 80 años, considerado por los investigadores el número uno de las coscas (bandas) calabresas. Su nombramiento como "capocrimine" -jefe del crimen, el cénit del consejo que dirige todas las familias y se llama Provincia- se decidió según los investigadores el 19 de agosto del 2009 durante una boda entre dos hijos de capos, Elisa Pelle y Giuseppe Barbaro.

Esposado y encarcelado también Pino Neri, considerado el capo de la 'Ndrangheta en Lombardía, y acusado, entre otras cosas, de haber comprado votos electorales para el diputado del Pueblo de la Libertad (PDL) Giancarlo Abelli, que resulta ajeno a los hechos y no está investigado. Abelli es un hombre de confianza del presidente regional lombardo, Roberto Formigoni, del PDL.

La orden de arresto de Neri escrita por el juez de Milán explica que el capo compró 150 votos para las elecciones municipales de Pavía con dinero que entregaba en sobres cerrados por indicación de Antonio Antonio Chiriaco, director sanitario de la Seguridad Social en Pavía, que ya está en la cárcel bajo cargos de asociación mafiosa y corrupción electoral.

Presencia en el norte

La operación ha revelado la penetración de la 'Ndrangheta en el norte de Italia y un cambio en la estructura directiva del grupo mafioso calabrés, ha permitido la confiscación de bienes muebles e inmuebles por valor de varias decenas de millones de euros. La operación ha sido coordinada por las Fiscalías Antimafia de Milán y de Reggio Calabria.

En la región de Lombardía, la policía antimafia ha investigado en círculos económicos, políticos y sanitarios. La fiscalía de Milán ha ordenado el arresto de tres personas: Carlo Antonio Chiriaco (Reggio Calabria, 1959), director sanitario del la delegación de la Seguridad Social en Pavía; Francesco Bertucca, constructor en esa misma ciudad, y Rocco Coluccio, biólogo y empresario residente en Novara.

La investigación ha revelado que, contra lo que se creía, la cúpula de la 'Ndrangheta está estructurada como la de Cosa Nostra. Es decir, hay un jefe absoluto, y bajo él una especie de consejo de administración en el que forman los jefes de las tres principales 'ndrine (clanes) y los capos locales. Según los investigadores, los miembros de la mafia que viven fuera de Calabria, en Turín, Milán, Canadá, Alemania o Australia, dependen "en todo y para todo" del consejo provincial calabrés.

Escuchas telefónicas

La operación policial, denominada El crimen, partió del asesinato a tiros de Carmelo Novella, el 14 de julio de 2008, en un bar de San Vittore Olona, un pueblo de la provincia de Milán. Novella fue ejecutado por reivindicar la autonomía del grupo Lombardía, la federación de familias trasplantadas desde la rural Calabria al próspero norte del país. La casa madre calabresa ordenó su eliminación y nombró al sucesor que dirige hoy la actividad criminal en la capital financiera italiana.

Como suele suceder en la lucha contra la 'Ndrangheta, la investigación no ha contado con arrepentidos, figura casi inexistente en Calabria por los lazos de sangre que unen a las diversas familias. Las escuchas telefónicas y filmaciones, sin embargo, han facilitado pruebas abrumadoras. Los investigadores han registrado unas 40 reuniones de capos.

La más chocante es un encuentro realizado en Paderno Dugnano, 20 kilómetros al norte de Milán, en un centro de jubilados llamado -aunque parezca increíble- Giovanni Falcone y Paolo Borsellino (jueces asesinados en 1992). A mano alzada, y por unanimidad, los jefes eligieron como nuevo "maestro general" lombardo a Pasquale Zappia. Una escena, afirman los medios locales, digna de la película El Padrino, aunque en vez de smoking los calabreses vestían ropa informal "al estilo de la provincia milanesa".

Los detectives filmaron también una visita a la sede de la región de Lombardía y grabaron conversaciones en las que se hablaba de "votos" que deben ser entregados a candidatos amigos. Uno de estos es Giancarlo Abelli, hombre cercano al presidente regional Roberto Formigoni, al cual los clanes llegaban a través de director de la Seguridad Social en Pavía, Carlo Antonio Chiriaco.

El ministro de Interior italiano, Roberto Maroni, ha asegurado que "la operación es la más importante de los últimos años" y que ha golpeado "el corazón patrimonial y organizativo" del grupo mafioso, según Maroni, quien ha felicitado a las fuerzas policiales que han participado en las detenciones. Por su parte, el fiscal antimafia, Alberto Cisterna, ha explicado que la operación demuestra la presencia de 'Ndrangheta en el norte de Italia.

El pasado 26 de junio, los carabineros, la policía militar italiana, arrestaron a 40 personas supuestamente afiliadas a dos familias de la 'Ndrangheta , Condillo y De Stefano-Libri, acusados de asociación mafiosa y extorsión. En la "Operación Meta" además fueron confiscados bienes por valor de unos 100 millones de euros y se vieron salpicados una treintena de empresarios italianos por presuntos vínculos con la mafia calabresa, la más potente y sanguinaria de las organizaciones criminales italianas.

Economía sumergida: tres millones de trabajadores 'negros' y el 17% del PIB

En Italia hay 2.966.000 trabajadores que cobran en negro y cuyos empleadores no declaran su actividad ni cotizan a la Seguridad Social. La cifra supone el 12,2% del total de la fuerza de trabajo del país, y sirve para explicar en parte la inmovilidad del índice de paro, que se mantiene en el 8,7%, una décima por debajo de la media europea, aunque entre los jóvenes la tasa se eleva hasta el 29%.

Los datos sobre el trabajo negro, actualizados en 2009, han sido dados a conocer hoy por el Instituto Nacional de Estadística (ISTAT) en un informe sobre economía sumergida. El estudio afirma que la actividad en negro movió en 2008 entre 255.000 millones de euros y 275.000 millones anuales. Desde 2000 hasta 2008, la Hacienda italiana ha perdido el rastro de casi dos billones de euros, aunque el peso de la economía ilegal se contrajo en ese periodo entre uno y dos puntos.

En 2000, la economía sumergida movía entre el 18,2% y el 19,1% del PIB; mientras que en 2008, último año estimado, la cuota osciló entre el 16,3% y el 17,5%. Tomando en cuenta solo la economía privada, es decir dejando fuera los servicios que prestan las administraciones públicas, la actividad no declarada representa el 20,6% de la riqueza nacional.

El informe muestra además que los picos de actividad ilegal subieron durante los años de Gobierno del centro derecha y bajaron ligeramente al llegar el centro-izquierda al poder. Según el ISTAT, el grueso del fenómeno se origina en "las declaraciones ficticias en la facturación y el aumento artificial de los costes de producción de la renta". Por sectores, la evasión está más extendida en la agricultura y los servicios, pero es relevante también en la industria.

Más información