El Gobierno francés proyecta retrasar la edad de jubilación de 60 a 62 años

A juicio de los dirigentes franceses, el déficit público, la pirámide de población y la mayor esperanza de vida obligan a la reforma.- "Se vive más, pues se trabaja más", sostiene Sarkozy

Los trabajadores franceses dejarán pronto de poder jubilarse a los 60 años, una de las edades más tempranas de Europa. El ministro de Trabajo galo, Eric Woerth, ha revelado esta mañana el esperado (y polémico) proyecto de reforma de pensiones del Gobierno francés, que prevé retrasar a 62 años la edad de jubilación. Se hará progresivamente. Es decir, los nacidos en 1950 aún gozarán de la larga jubilación actual. Los que nacieron en 1951 ya se jubilarán a 60 años más cuatro meses. Los de la quinta de 1952, a 60 años más ocho meses. Así, los que nacieron en 1956 serán los primeros en probar la nueva ley al jubilarse a los 62 años.

Las razones del Gobierno ya las aportó ayer el presidente Sarkozy: "Se vive más, pues se trabaja más". A juicio de los dirigentes franceses, el déficit público, la pirámide de población y la mayor esperanza de vida obligan a esta reforma "coherente, responsable y justa", según Woerth.

Más información
La reforma de las pensiones de Sarkozy supera las protestas
Francia vivirá dos nuevas jornadas de protesta contra la reforma de las pensiones
Sarkozy introduce retoques en su reforma de las pensiones
Francia quiere reducir el gasto público en 45.000 millones hasta 2013
Uno de cada dos funcionarios que se jubile en 2010 en Francia no será reemplazado
Europa se aprieta el cinturón
El Gobierno francés mantiene su reforma de pensiones a pesar de la protesta callejera
1.100.000 personas salen a la calle en Francia contra la reforma de las pensiones según el Ministerio de Interior
Los sindicatos echan un nuevo pulso a Sarkozy por la reforma de las pensiones
La Asamblea francesa aprueba retrasar la edad de jubilación tras un tenso debate

Esta reforma, que aún deberá ser analizada por los agentes sociales y votada en la Asamblea Nacional francesa, presumiblemente en otoño, donde la UMP, el partido de Sarkozy, goza de mayoría, también prevé, para la financiación del sistema de pensiones, de un incremento del 1% del Impuesto de la Renta para los que más ganan. Afectará a 342.000 hogares y recaudará 3.700 millones de euros el año que viene. También se tasarán más, para este mismo objeto, los rendimientos de capital, las plusvalías y las ganancias obtenidas a base de Opciones sobre acciones (Stock Options).

La jubilación a los 60 años fue una medida adoptada por el Gobierno socialista de François Miterrand. Desde entonces se había convertido en una especie de símbolo en Francia. Los sindicatos ya habían anunciado que no están de acuerdo en que se toque, y preparan una jornada de protesta para el 24 de junio.

Nicolas Sarkozy, durante su discurso ante la Confederación francesa de pequeñas y medianas empresas.
Nicolas Sarkozy, durante su discurso ante la Confederación francesa de pequeñas y medianas empresas.AFP
Únete ahora a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites
Suscríbete aquí

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS