Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Italia y Alemania preparan sus planes de ajuste

Berlín planea recortes en el gasto de 10.000 millones anuales hasta 2016, según 'Financial Times'

No sólo los funcionarios españoles tendrán que apretarse los cinturones. La mecha que prendió la falta de credibilidad de la deuda griega recorre Europa, y obliga a realizar ajustes para rebajar el déficit tanto en países considerados más débiles, como España o Italia, como en la locomotora alemana o en el escéptico Reino Unido.

Mientras el ministro de Economía británico, George Osborne, anunció hoy medidas para recortar el gasto público en 6.243 millones de libras (7.260 millones de euros), el Gobierno italiano aprobará probablemente mañana un paquete de ajuste por 24.000 millones de euros para 2011-2012 (en lugar de los 27.500 millones previstos), y Alemania prepara un programa de austeridad que, según el Financial Times, recortará el gasto en 10.000 millones de euros al año hasta 2016.

"Ha llegado el momento del sacrificio", declaró durante una entrevista el portavoz de Silvio Berlusconi, Paolo Bonaiuti. Las medidas que se debaten pasan por una reducción de los gastos ministeriales que llegaría, según Bonaiuti, al 10%, superior al 8% del que se hablaba inicialmente; "recortes drásticos" en los salarios de los dirigentes públicos (la prensa hablaba del 10%); la congelación por dos años de los salarios de militares, jueces, policías y profesores universitarios; y el retraso durante seis meses de la jubilación.

La comisión económica del partido de Berlusconi, el PDL, se reunirá esta tarde para estudiar las medidas. En el capítulo del ingreso, el Gobierno italiano pretende luchar contra la evasión fiscal, en contra de la actitud mantenida hasta ahora, y la economía sumergida. La polémica regularización de dos millones de viviendas ilegales, que se registrarán en el catastro, puede generar 6.000 millones en impuestos. Bonaiuti ha excluido la posibilidad de crear nuevas tasas: "Nadie meterá la mano en los bolsillos de los ciudadanos", dijo.

Esta posibilidad sí que se plantea en Alemania, según el Financial Times, pese a las promesas preelectorales de bajar los impuestos. El drástico ajuste alemán, de al menos 10.000 millones de euros hasta 2016, según fuentes del Gobierno, será "ejemplar" y es posible que conmocione al resto de los países de la zona euro, prevé el diario económico. Entre los principales objetivos de Berlín se encuentran reducir los subsidios del Estado y abolir exenciones fiscales y prestaciones. El ministro de Finanzas, Wolfgang Schäuble, sugirió ayer en una entrevista que las reformas en los subsidios del paro y sociales podían contribuir al ahorro si logran un aumento en las tasas de empleo.

El plan alemán pretende rebajar el déficit, superior al 5%, hasta el 3% en 2013, en línea con el pacto de estabilidad de la UE. La canciller, Angela Merkel, ha convocado una conferencia a puerta cerrada con los dirigentes de la coalición de centro-derecha gobernante dentro de dos semanas para decidir las líneas maestras de los recortes que se incluirán en el presupuesto de 2011.