Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Argentina educa con el Mundial

Maradona participa en la presentación de un libro que propone relacionar las diferentes asignaturas escolares con el campeonato de Sudáfrica

En Argentina, un país en el que el Estado financia con propaganda las transmisiones de los 10 partidos semanales de la liga de fútbol y, en consecuencia, sostiene las deterioradas finanzas de los clubes, se les ocurrió la idea de aprovechar el Mundial de Sudáfrica para mejorar la educación de sus niños. El Ministerio de Educación de Argentina presentó el lunes un libro llamado Los medios y el Mundial de Fútbol Sudáfrica 2010, que se distribuirá en 25.000 escuelas públicas de los niveles primario y secundario. Los demás colegios podrán bajarlo de Internet. El seleccionador argentino, Diego Maradona, participó en la presentación de la publicación, que se celebró en la tradicional y multitudinaria Feria del Libro de Buenos Aires.

El ministro de Educación, Alberto Sileoni, opinó que la Copa del Mundo "es un hecho de tal magnitud que se presenta en la escuela sin que lo llamemos" y se preguntó: "¿Lo desconocemos y miramos para otro lado? ¿Cerramos la puerta de la escuela fingiendo demencia? Hay que abrirle la puerta de la escuela y si se puede acompañar con material didáctico y pedagógico, lo hacemos".

El Gobierno de Cristina Fernández de Kirchner ha autorizado e incluso estimulado que se vean en las aulas los partidos de la albiceleste (en la primera fase dos de los tres encuentros coinciden con el horario escolar: a las 8.30 y a las 15.30 hora argentina). Maradona felicitó la iniciativa: "Es una gran solución porque si no, los chicos faltan [a clase]". La inmensa mayoría de los argentinos se paralizan ante el televisor cuando su selección juega el Mundial, y las calles y las oficinas bancarias o públicas quedan semivacías.

El libro propone a los profesores de lengua, literatura, geografía, historia y educación cívica más de 50 actividades que relacionan el Mundial con sus materias. Pone mucho énfasis en cómo los 32 países que participan de la Copa son representados en los medios de comunicación.

"La Copa del Mundial es la fiesta del internacionalismo, a veces mezclada con chauvinismo", advierte el manual. A través de diversas actividades, propone a los alumnos situar los 32 países en el mapa, contar qué saben de ellos e identificar qué relaciones de todo tipo mantiene Argentina con cada uno.

Un capítulo está dedicado a Sudáfrica y al apartheid. "Busquen en libros de historia quiénes fueron Nelson Mandela, Steve Biko, Frederik De Klerk y Desmond Tutu" es una de las consignas.

El manual también cuestiona con sus preguntas el negocio mismo del fútbol. "¿Cuántos futbolistas juegan habitualmente para equipos de otros países? Muchos de estos jugadores son latinoamericanos y africanos, ¿por qué creen que son justamente jugadores de estos continentes los que durante el año juegan en otros países y no en el propio? ¿Qué clubes de fútbol aportan la mayor cantidad de jugadores en este Mundial?". Estos son algunos de los interrogantes que se plantean a los estudiantes.

Algunos escritores que escribieron de fútbol aparecen citados en el manual: el uruguayo Eduardo Galeano y los argentinos Roberto Fontanarrosa y Osvaldo Soriano.

Maradona, que llegó una hora tarde a la presentación, la aprovechó para formular sugerencias a los padres que presionan a sus hijos para que se conviertan en los sucesores de Lionel Messi: "Tenemos que pensar que los padres tienen que seguir criando a los hijos, no bancar [sostener] los hijos a los padres. Que hagan deporte y que sigan estudiando".