Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Renuncia el tercer ministro de Chávez en apenas un mes

La prensa achaca la salida del titular de Salud venezolano a la injerencia cubana

Carlos Rotondaro es el tercer ministro de Hugo Chávez que se despide del Gobierno en el último mes por razones no del todo aclaradas. Rotondaro, quien hasta el jueves dirigió el Ministerio de Salud, dejó su cargo argumentando motivos personales. Lo mismo dijeron el vicepresidente ejecutivo y ministro de la Defensa, Ramón Carrizález, y su esposa, la ministra de Ambiente, Yubirí Ortega, cuando abandonaron el Palacio de Miraflores, el 25 de enero.

La prensa venezolana ha especulado sobre lo que hay detrás de la renuncia Rotondaro: que dejó el Gobierno porque está en desacuerdo con que médicos cubanos ocupen cargos clave en el Ministerio de Salud, ha dicho el diario El Universal citando fuentes extraoficiales; que se ha ido porque, en vísperas de las elecciones parlamentarias, el Gobierno pretende lavar de su imagen el colapso del sistema sanitario, informa el mismo diario, citando fuentes del Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV). Hugo Chávez respondió ayer a los rumores diciendo que la dimisión se debía a "razones de salud": no detalló si de salud pública o si de la salud particular del ministro.

De cualquier modo, Rotondaro no se va de un portazo: ha vuelto a su antiguo cargo de presidente del Instituto Venezolano de los Seguros Sociales (IVSS). La cartera ministerial la ocupará ahora el teniente coronel retirado de la Aviación Luis Reyes Reyes, que hasta ahora ocupaba la secretaría de la Presidencia de la República. Antes, entre los años 2000 y 2008, había sido gobernador del Estado centrooccidental de Lara. Pero sobre todo se le conoce por ser el piloto del caza F-16 que rompió la barrera del sonido sobre Caracas durante la intentona golpista de Chávez del 4 de febrero de 1992.

Este teniente coronel es el octavo ministro de Salud que ha nombrado Hugo Chávez en sus 11 años de Gobierno. La alta rotación de funcionarios ha sido también una constante en los demás cargos del Gabinete: en el mismo periodo han pasado por el Palacio de Miraflores 157 ministros que han rotado entre 27 despachos, según un informe publicado el domingo por el diario El Nacional.

Al presidente Chávez parecen faltarle nombres de profesionales calificados: ha ocurrido en estos años que el mismo dirigente del Partido Socialista ha ejercido hasta seis cargos que no guardan vinculación entre sí; también ocurre que un mismo funcionario ejerce dos cargos de vital importancia al mismo tiempo. Por ejemplo, el ministro de Obras Públicas y presidente de la temida Comisión Nacional de Telecomunicaciones, Diosdado Cabello, ha sido también vicepresidente ejecutivo, ministro de Infraestructura, ministro de Relaciones Interiores, secretario de la Presidencia y Presidente de la República durante algunas horas tras el golpe del Estado contra Chávez de 2002.

Al amparo de este sistema algunos de ellos han acumulado gran poder, como Cabello. Pero ninguno ha logrado construir un liderazgo suficiente como para hacer tambalear al Gobierno de Chávezo generar una crisis en caso de dimisión. Antes de que eso ocurra, el comandante ya los habrá expulsado de su lado y del poder.

Alberto Federico Ravell sale de la directiva de Globovisión

Alberto Federico Ravell, uno de los más críticos del Gobierno de Chávez, ha dejado de ser director general de Globovisión, a pedido de la directiva del canal de televisión, según informa el diario El Universal.

"A partir de este instante dejo de ser director de Globovisión. Me pidieron la renuncia. No renuncié. Seguimos en contacto", señaló el ex directivo en un breve mensaje trasmitido por la red social Twitter.

El ex directivo del canal también ha desmentido las versiones que señalaban que se despedía de Globovisión porque tenía intenciones de postularse como diputado a la Asamblea Nacional (AN).

Más información