Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

"Hay una desinformación total"

El marido de Pilar Juárez, funcionaria de la UE desaparecida en el terremoto de Haití, explica que uno de los principales problemas es la falta de gasolina

José Valverde, esposo de la funcionaria de la UE desaparecida en el terremoto de Haití, Pilar Juárez, pide que los países organicen un mando único colegiado para que sea efectiva la ayuda humanitaria que está llegando y para retirar cadáveres de las calles. En unas declaraciones a este periódico desde Santo Domingo, Valverde explica que una de las prioridades es el envío de gasolina, por ejemplo, e insiste en que "hay muy buena voluntad en la solidaridad, en el envío, en recoger dinero, pero al final se queda en la carretera".

José Valverde y el hijo del matrimonio forman parte del grupo de miembros de la delegación de la UE en Haití que han sido evacuados. Tras evaluar lo que vieron y sintieron, ambos se han propuesto trabajar para que la ayuda llegue a su destino. Pilar Juárez,de 53 años, miembro de una conocida familia de La Granja (Segovia), considerada "la segunda" de la Embajada de la UE en Haití, siente pasión por los asuntos de cooperación y ayuda humanitaria, según su esposo. Eso es lo que le mueve ahora: "Ella es un ejemplo de trabajo, llevamos muchos años metidos en temas de cooperación, siempre volcada hacia los demás. Todo esto lo puedo estar haciendo gracias a la formación que he recibido estando al lado de esta mujer".

Valverde recuerda que Pilar Juárez estaba en una reunión en el edificio de la ONU, a las cinco de la tarde, cuando cayó todo el edificio. Desde entonces, forma parte de la lista de desaparecidos. El primer mensaje que lanza su esposo es la necesidad de que haya una correcta gestión de la ayuda. El segundo tiene que ver con Pilar: "Para recuperar y encontrar a mi mujer, porque hay una desinformación total, he decidido empezar una cadena de información". Por eso, ha distribuido fotos por los hospitales "para ver si alguien la reconoce, y voy a hacer una campaña dentro de Haití, hasta que la encuentre".

Sin gasolina

"El problema es que la Organización de Naciones Unidas está descabezada, nadie sabe nada, dónde hay que llevar la ayuda. Es preciso que se monte un gabinete de crisis colegiado a nivel de todos los donantes, no que cada uno tome una iniciativa por separado", lamenta. Que cada país actúe por su cuenta "no sirve para nada. Por ejemplo, los soldados llevan logística para ellos, y no para ayudar al pueblo haitiano".

Según Valverde, "no hay gasolina. Sin ella no hay ayuda humanitaria porque no hay coches que puedan ir a repartirla; se necesita agua para hidratar a la gente y organización en torno a la evacuación de enfermos y hospitales". Su conclusión es que no hay comunicaciones porque no hay energía, por lo que "la ayuda se debe agrupar en la gasolina, para poder dinamizar el aporte y que llegue a su sitio".