Catástrofe en Haití

Localizado el cadáver de la funcionaria española de la UE desaparecida en Haití

Pilar Juárez se encontraba en un edificio de la ONU que se derrumbó cuando se produjo el terremoto

La funcionaria de la embajada de la UE Pilar Juárez Boal, de 53 años, fue encontrada muerta este sábado e identificada por el cónsul de España en Haití, según ha confirmado a EL PAÍS su esposo, José Valverde, evacuado a Santo Domingo junto al hijo de ambos, Bruno Valverde Juárez, y otros ciudadanos europeos.

A Juárez Boal, muy vinculada con el municipio de La Granja (Segovia), le sorprendió el terremoto en la cuarta planta de la sede de la ONU en Puerto Príncipe, donde participaba en una reunión en su calidad de segunda de la Embajada de la UE, según ha explicado su esposo.

Con aparente tranquilidad, en conversación telefónica, José Valverde explica que el cadáver de su esposa está en la morgue de la Minustha y ha sido reconocido por el cónsul de España en Haití, amigo del matrimonio. Junto a él se encuentra el cónsul de España de la República Dominicana prestándole asistencia para repatriar el cadáver. Valverde asegura encontrarse "con mucha paz, pues todo el sufrimiento de estos días, de no saber a qué atenerme, me han hecho tener una fortaleza que no puedo ni imaginar, estoy alucinado", dice.

Más información

A falta de más detalles sobre el lugar donde ha sido localizado el cadáver, Valverde piensa que los restos de su esposa pueden ser repatriados en el avión en el que regrese la vicepresidenta primera del Gobierno, Teresa Fernández de la Vega, de viaje en Haití, en el que también volarían él y el hijo del matrimonio.

En línea con declaraciones anteriores, Valverde sigue denunciando lo que considera una "situación caótica". "La ayuda llega con cuentagotas y la población está sufriendo, tengo unos amigos dominicanos y dicen que la ayuda humanitaria está paralizada en la frontera, que no saben dónde tienen que ir, es una situación de incompetencia de gestión".

Únete ahora a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites

Suscríbete aquí

Valverde aún no entiende, "no me cabe en la cabeza", dice, que "llevemos cinco días y no sean capaces de poner allí gasolina, coches, logística, llevar comida y recoger cadáveres, que los tiran como si fueran cleenex". "Me siento más que solidario, hermanado, con un sentimiento profundo de amistad y cariño por este sufriente pueblo, que debe salir de esa agonía y de esa tristeza, de esa manera de entender la vida que nos impone la locura de no tener gestores adecuados; aparte de que esto haya sido un fenómeno natural, seguramente tiene que ver con el medio ambiente y el deterioro del planeta, que es sabio y pasa recibo, porque vivimos de espaldas a la naturaleza", concluye.

Una niña camina en mitad de un cordón de seguridad de los soldados estadounidenses en una calle de Puerto Príncipe.
Una niña camina en mitad de un cordón de seguridad de los soldados estadounidenses en una calle de Puerto Príncipe.CRISTÓBAL MANUEL
Uno de los niños huérfanos rescatados de manos de una organización cristiana estadounidense que intentaba sacarlos de Haití.
Uno de los niños huérfanos rescatados de manos de una organización cristiana estadounidense que intentaba sacarlos de Haití.CRISTÓBAL MANUEL

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50