SEBASTIÁN PIÑERA / Candidato conservador a la presidencia de Chile

"No seré el guardián del pasado, sino un constructor del futuro"

Sebastián Piñera se siente ganador. El candidato presidencial de la Coalición por el Cambio, de 60 años, vive el triunfo electoral del domingo convencido de que la sociedad chilena está pidiendo aires nuevos. Este exitoso empresario asegura que quiere dejar atrás el pasado y buscar la unidad nacional frente al desgaste político de su contrincante Eduardo Frei, de la Concertación. "Estuve en contra de Pinochet. Siempre he dejado claros mis compromisos con la democracia y los derechos humanos. Pero ahora es el momento de un cambio, de innovar y de emprender, y definitivamente acabar con las desigualdades".

Pregunta. ¿Cómo se siente tras el triunfo del domingo?

Respuesta. Muy contento y muy cansado. Ayer nos acostamos a las cinco de la mañana y nos despertamos a las seis. No es la primera vez ni será la última en la campaña. El triunfo fue memorable, sacamos una votación impresionante, con una amplia ventaja sobre el candidato Frei.

Más información

P. ¿Están convencidos de ganar en la segunda vuelta?

R. Sí, creo que vamos a ganar y con un margen amplio. Por dos razones: porque tenemos un gran proyecto para Chile, el renacer del país que se adormeció en 1998, cuando Frei no supo enfrentar la crisis asiática. Vivimos un momento de vacas flacas, falta empleo, la calidad de la política se ha deteriorado y siento que hemos perdido el rumbo y las ganas. Y la segunda razón: la Concertación está con fatiga de material, agotada. Se aferra al poder pero ha perdido ideas, y la gente no quiere eso.

P. ¿Y qué propone la derecha?

R. Recuperar el dinamismo, crear empleos, acabar con la delincuencia y hacer grandes reformas para mejorar la calidad de la salud y la educación. Por supuesto, manteniendo las cosas buenas que ha hecho el Gobierno de la Concertación. Vamos a mantener y a ampliar la red de protección social porque tenemos una clara conciencia de que Chile es un país con niveles inaceptables de desigualdades sociales.

P. ¿De dónde van a venir los votos que necesita para llegar a La Moneda?

R. Vamos a recuperar una parte muy importante de los votos de Marco Enríquez-Ominami porque compartimos el concepto de cambio, de revitalización, y porque compartimos el diagnóstico de la Concertación agotada, que no ofrece ninguna opción verdadera de futuro.

P. ¿Hasta qué punto se va a desmarcar de la derecha más radical que tanto le ha apoyado? ¿Cómo desmarcarse del pasado de Pinochet?

R. No es casualidad que yo sea el presidencial de la Coalición por el Cambio. Siempre he tenido unos compromisos firmes con la democracia y el respeto a los derechos humanos y al Estado de derecho, y eso se tradujo en que yo fui opositor al Gobierno de Pinochet, estuve en contra de la Constitución del año 80 y estuve en contra de extender el mandato de Pinochet por ocho años más. Y luché por recuperar la democracia. Mi segundo compromiso ha sido con la economía social de mercado, con la iniciativa individual, con la innovación. Y el tercer compromiso es con una sociedad más justa e igualitaria, y por eso lograr erradicar la pobreza es un objetivo sagrado. No quiero seguir repitiendo las mismas divisiones y odios de 20 o 30 años atrás, que tanto daño causaron a Chile. Yo no estoy en esto para ser el guardián del pasado, sino un constructor del futuro. El país conoce mis compromisos y por eso tuvimos éxito el domingo y lo tendremos el 7 de enero, cuando espero ser elegido presidente de Chile.

P. Han sido las primeras elecciones sin Pinochet, ¿cómo ha influido?

R. Ni mi persona, ni mi candidatura se definen en torno a Pinochet. Es parte del pasado. Nosotros queremos construir un futuro de unidad nacional, de mayor prosperidad y mayor justicia para todos.

P. ¿Seguirá con las investigaciones del asesinato de Frei y de otros casos que puedan surgir?

R. Por supuesto, creo en la justicia y en reforzar el poder judicial frente a los atropellos de los derechos humanos. Y el asesinato de un ex presidente chileno, a quien conocí y tuve mucho cariño, no puede dejar de investigarse.

P. ¿Seguirá apoyando el acuerdo con Mercosur?

R. Chile es miembro asociado y vamos a seguir en esa condición porque el país siempre adoptó una postura plena de integración con el mundo. Pero vamos a tener una relación abierta con todos los países. Chile es una economía pequeña y su expansión pasa por abrirse al mundo globalizado. Aspiramos a ser el primer país de América Latina en dejar atrás la pobreza que nos ha acompañado en los 200 años de vida independiente y en poder integrarnos al primer mundo.

P. ¿Quieren los chilenos un cambio a pesar del índice de popularidad de la presidenta Bachelet?

R. Definitivamente sí. Una cosa es la popularidad de Bachelet y otra la gestión. Fue la primera mujer en llegar a La Moneda, está terminando su mandato y tiene muchas cualidades personales. Pero si tu preguntas a los chilenos por la evaluación de su gestión, te dirán que están descontentos con los índices de desempleo, con el aumento de la delincuencia, con el estancamiento en temas de salud y educación. No hay ninguna contradicción entre el respeto y el cariño a la presidente Bachelet y el profundo deseo de cambio. Por esa razón, entre las personas que evalúan positivamente a la presidenta Bachelet hay más partidarios de mi candidatura que del candidato oficialista.

Lo más visto en...

Top 50