Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Berlusconi: "Los jueces nos llevan a la guerra civil"

El primer ministro italiano habla ante el comité del Pueblo de la Libertad y promete que no tolerará que los magistrados decidan el destino del país

Tras unos días de expectación, Silvio Berlusconi ha hablado este jueves ante el comité de presidencia del Pueblo de la Libertad reunido en su residencia de palacio Grazioli. Y lo ha hecho dando un puñetazo sobre la mesa y lanzando acusaciones de una violencia inusitada, han dicho a los medios locales algunos participantes en la sesión.

"Hay en curso una persecución de los jueces que atenta contra la vida del Gobierno y que pone el país al borde de la guerra civil", ha señalado el primer ministro. "Algunos magistrados han montado una campaña subversiva", ha añadido, "cuyo único objetivo es derribar al Ejecutivo".

Los ataques, si no nuevos, denotan un tono más alarmado que otras veces, y a la vez suenan como una llamada a cerrar filas ante la inminente acción de la justicia. Berlusconi ha citado en concreto los dos juicios que tiene abiertos en Milán (el caso Mills, cuya primera vista se celebra mañana, y el caso Mediaset). Pero también ha hablado de las revelaciones de los testimonios judiciales de nuevos arrepentidos de Cosa Nostra, como Gaspare Spatuzza, que podrían desembocar en gravísimas acusaciones contra el Jefe del Gobierno.

Según publicó el miércoles Il Giornale, el diario de la familia Berlusconi, los fiscales de Palermo estarían ultimando la imputación de Berlusconi por complicidad mafiosa, que se sumaría a la que recae sobre el cofundador de Forza Italia, Marcello Dell'Utri, actualmente inmerso en la apelación de su condena a nueve años de prisión por ese mismo delito.

La petición de arresto del secretario de Estado de Economía, Nicola Cosentino, acusado en Nápoles de colaborar con la Camorra, y las acusaciones vertidas por Spatuzza contra Renato Schifani, presidente del Senado, fueron otros ejemplos de persecución citados por el magnate de la televisión.

Berlusconi ha prometido a los suyos que no tolerará que los jueces decidan el destino del país, y ha anunciado que sigue adelante la reforma de la justicia, comenzando por el proyecto de ley del proceso breve, una iniciativa parlamentaria elaborada por su abogado personal, Niccoló Ghedini, y que según la magistratura dará carpetazo al 40% de los juicios penales en curso.

Según los asistentes a la arenga, ha habido también una referencia, con ultimátum incluido, al frente interno, es decir a las críticas vertidas en las últimas semanas por Gianfranco Fini, presidente de la Cámara de Diputados y cofundador del PDL. "El partido decide su programa por mayoría, y el que no se adecue, está fuera", ha dicho Berlusconi.

Para acabar, el magnate de los medios de comunicación ha cargado de nuevo contra los periodistas disidentes de la televisión pública, y ha advertido de que "es necesario acabar" con los programas de la RAI que "cada día montan procesos en directo contra el Gobierno y la mayoría".