Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

"Amo conquistar. Si pagas, ¿qué gusto hay?

Transcripción del intercambio entre el primer ministro italiano y el corresponsal de EL PAÍS

Consulta el vídeo que ha emitido la cadena CUATRO

Miguel Mora: Bueno, veo que esta mañana ha hablado de que los de la prensa escrita somos los malos. Ahora un poco más malos, porque no nos han dado ni un café...

Berlusconi (a su equipo): podríais habérselo dado amargo...

M. M.: O con un poco de veneno... Le tengo que preguntar por el asunto que está en todos los medios internacionales, que son las velinas y prostitutas que han ido a sus fiestas...

B. Está envidioso, ¿eh?

M. M. Claro. No, quería preguntarle si cree que esto está dañando la imagen de Italia...

B. Han venido muchos más turistas extranjeros este año...

M. M. No sé si ha pensado en algún momento EN dimitir. En este momento está enfrentado con la prensa, con la iglesia, con su compañero Fini, es un poco complicado de gestionar. Gracias

Berlusconi. Veo que usted sólo lee L'Unitá y La Repubblica. Velinas. Es mentira. Hicimos un curso, con personas que tenían notas de 30 (máximo en la universidad italiana), que conocían varios idiomas, para hacer de asistentes para nuestros candidatos a las elecciones europeas. De este curso fueron seleccionadas tres personas que fueron elegidas candidatas. Dos fueron elegidas en Lombardía con 40.000 votos, otra en el sur con 132.000. Son personas con gran pasión, entusiasmo, y muy cultas que serán grandes parlamentarias. Ya lo están demostrando. Mentiras absolutas propagadas por los únicos periódicos que usted lee.

Segundo, no hay ningún giro de prostitución. Lo único que pasa es que el presidente Berlusconi, como líder de su partido, tiene muchos encuentros con los y las representantes de su organización. Entre ellos los círculos "menos mal que está Silvio", que me pidieron unos encuentros con parlamentarios y otros. Un emprendedor de Bari, llamado Tarantini, vino a algunas cenas acompañado por bellas mujeres. Y yo pido que entre los hombres de la sala levanten la mano los que creen que no es agradable sentarse en una mesa y en vez de encontrarse enfrente personas lejanas de la estetica (sic) los ojos se puedan posar sobre mujeres simpáticas y agradables. Eran mujeres que él traía como amigas suyas, y eso es todo. Una de esas personas me ha acusado, y responderá ante los tribunales. Sólo digo que las penas a las que se enfrenta son de hasta 18 años por cuatro delitos. No he decidido aún si la denunciaré. Sí he denunciado a los periódicos por la libertad de prensa y contra la libertad de calumnia y difamación. Estos episodios son el contrario de la libertad de prensa. Vamos hacia la absoluta desinformación, un mal que golpea muchos periódicos italianos. A veces, por la mañana, leyendo los periódicos, veo frases mías citadas en días en los que yo no he llamado a nadie porque estaba hospitalizado para un check up en una clínica de Milán. La realidad de los periódicos es distinta a la italiana. Con esta información, pobre italia. Espero que la prensa despierte pronto de esta pesadilla.

Una precisión. Cuando fui víctima de un ataque de una persona que creó un escándalo, también ahí se comprobó que yo nunca he pagado una lira ni un euro por una prestación sexual. Confirmo que en mi vida nunca he tenido que dar, ni una sola vez, dinero por prestaciones sexuales. Y le digo por qué. Porque para quien ama conquistar, la satisfacción más bonita está en la conquista. Si pagas, me pregunto, ¿qué gusto puede haber?.

Como puede ver, no tengo dificultad de hablar de cosas de la vida. Tal vez por eso gusto a los italianos y tengo el 68% de aprobación. Acabo. Dimitir. Estoy convencido, teniendo el récord...

Berlusconi (A Zapatero): Perdona, pero me han hecho una pregunta, es un periodista tuyo...

Zapatero: No, si está interesante...

Berlusconi: Por respeto a España tengo que continuar. Hoy o ayer he superado al gran Alcide De Gasperi, que gobernó 2.497 días. Una tía mía muy simpática un día se miraba en el espejo y se decía Marina ¡qué guapa eres! Le dije, tía, ¿te lo dices sola? Y claro, me respondió, ¡si no me lo dice nadie! Pues siguiendo a mi tía, creo sinceramente ser de lejos el mejor presidente de Italia en 150 años de historia. Lo digo por lo que hago y lo que he hecho, por eso tengo el 68% de aprobación.

No tengo enfrentamiento con la iglesia. Tenemos relaciones excepcionales. El Vaticano está guiado con sabiduría.

B.(A Zapatero): perdóname, pero creo que valía la pena responder

B. (Al periodista de EL PAÍS): Podría decir mucho sobre lo que escribe su periódico. Lo voy a evitar. Pero para mantener la credibilidad hay que abrir los ojos, no ser facciosos y mirar a la realidad. Caída de credibilidad significa caída de ventas, de lectores, de publicidad. Así se va a la quiebra. Y creo que EL PAÍS sabe algo de eso.