Zapatero justifica su silencio ante Berlusconi por cortesía diplomática

El presidente del Gobierno afirma que aceptó la invitación a Villa Certosa por respeto institucional a un anfitrión.-"Hay una izquierda que no tiene miedo de abrir la verja", dice la prensa italiana

El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, ha recurrido a la prudencia diplomática para justificar su silencio ante las explicaciones de este jueves de Berlusconi sobre su trato con prostitutas y velinas durante la rueda de prensa conjunta que ofrecieron tras la cumbre bilateral hispano-italiana. "Sólo respondo a las preguntas que se me hacen", se ha excusado el líder del Ejecutivo español, que ha asegurado que ya se conocen sus opiniones sobre "los derechos de igualdad". Pero el respeto institucional le obliga a mantener una "política de prudencia entre gobiernos", según ha explicado tras un encuentro con el presidente francés, Nicolás Sarkozy.

La cortesía diplomática también ha sido la explicación de su visita de este jueves a la lujosa mansión de Villa Certosa para tomar un café con Berlusconi que Il Giornale, un periódico propiedad de la familia del presidente italiano, ha interpretado como un golpe a la izquierda italiana y una legitimación de la famosa villa. Según Zapatero, el respeto le obliga a acudir a las invitaciones de un país anfitrión y ha asegurado que "no opina sobre los que opinan otros medios de comunicación, y menos aún italianos".

Más información
Berlusconi explica ante Zapatero su trato con prostitutas y 'velinas'
Las fotos que Berlusconi vetó
"Amo conquistar. Si pagas, ¿qué gusto hay?
Mejor no frecuentarle

Zapatero aceptó la invitación del primer ministro italiano, Silvio Berlusconi, para tomar café en su lujosa mansión de Villa Certosa. Tras mantener un encuentro en la cumbre bilateral entre España e Italia, ambos líderes se desplazaron en helicóptero hasta la residencia del jefe del Ejecutivo italiano. Según han confirmado fuentes de la Moncloa, Zapatero aceptó la invitación por cortesía y a la cita no acudió el resto de la delegación que le acompañó a la cumbre.

Envuelto en los escándalos por sus fiestas con prostitutas, Berlusconi se convirtió en el protagonista de la cumbre al lanzar en la rueda de prensa duras críticas contra los medios, especialmente contra EL PAÍS, que el pasado mes de junio publicó en exclusiva las imágenes censuradas en Italia de sus momentos de expansión en la mansión de Villa Certosa.

Sin complejos

Entre los medios italianos que se han hecho eco este viernes de esta visita de Zapatero a Villa Certosa se encuentra Il Giornale, dirigido por la familia de Berlusconi, que ensalza la figura de un presidente que "no tiene complejos" frente a la izquierda italiana. "Hay una izquierda que no tiene miedo de abrir la verja, que habla otra lengua y no se avergüenza de quitar los cerrojos de la censura a la villa del pecado. Hay una izquierda curiosa de visitar Villa Certosa y de ver el efecto que causa. Es una izquierda capaz de reír las bromas de Berlusconi sin embarazo. Es una izquierda que tiene la cara divertida y curiosa de Zapatero", indica el diario.

El texto incide en la valoración y el entusiasmo que Zapatero despierta en la izquierda europea, lo que no le ha impedido acudir a Villa Cerrtosa. "¡Qué golpe para la izquierda italiana, que desde hace meses pinta la Villa Certosa como un estudio del Satyricón de Fellini! Se han sugestionado hasta tal punto que cada vez que imaginan la residencia de Il Cavaliere les vienen a la mente las escenas de Eyes Wide Shut de Kubrick: mujeres desnudas y coros iniciáticos. ¡Qué golpe descubrir que quien ha visitado este lugar de perdición sea el líder más amado de la izquierda europea, uno de los más morigerados, uno que se ha ganado el apodo de Bambi y que como máxima trasgresión sueña con ir a escuchar a su mujer a cantar en el coro!".

La ministra de Economía, Elena Salgado, ha asegurado tras la rueda de prensa del Consejo de Ministros, y preguntada por las declaraciones de Berlusconi, que no tienen que repetir "cuál es la forma de pensar y actuar del Ejecutivo". "Nuestro silencio sólo se puede interpretar como cortesía con nuestro anfitrión", ha añadido. En una línea similar, la vicepresidenta del Gobierno María Teresa Fernández De la Vega, ha manifestado que las declaraciones de Berlusconi "se podrán compartir mucho o nada" pero las ha realizado un presidente. "No valoro declaraciones de altos representantes de otros Estados", ha indicado.

Vídeo: CNN+

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS