Un grupo de chavistas ataca a medio centenar de informadores en Caracas

Hay 12 heridos - Los periodistas estaban repartiendo folletos contra la Ley de Educación aprobada por la Asamblea Nacional

Madrid / Caracas - 13 ago 2009 - 22:12 UTC

Un grupo de seguidores de Chávez atacó ayer en Caracas a medio centenar de periodistas de diversos medios independientes que se encontraban repartiendo folletos en contra de la Ley de Educación impulsada por el Gobierno del mandatario venezolano Hugo Chávez. La norma fue aprobada a la medianoche hora local (la madrugada en España) por la Asamblea Nacional, tras unas 10 horas de debate durante las cuales en el centro de la capital venezolana se produjeron varios enfrentamientos entre opositores y partidarios del Gobierno.

"Un grupo de fanáticos se ha acercado a los periodistas, unos 50, y sin mediar palabra han comenzado a apalearlos", ha explicado un testigo presencial del ataque a ELPAÍS.com. Sólo del diario Últimas Noticias han resultado heridos 12 trabajadores, de los que cuatro han tenido que ser trasladados en ambulancia a centros médicos.

Más información

Marcos Ruiz, periodista del diario caraqueño Últimas Noticias, fue atacado por al menos cuatro sujetos, que le propinaron golpes con los puños y con palos, y fue trasladado de emergencia a un centro de salud, dijo su colega y testigo de los hechos Gledys Pastrana.

También han sido ingresados con heridas en el cráneo Jesús Hurtado, periodista del diario El Mundo Economía, y Gabriela Irribarren, redactora de Últimas Noticias, quien fue golpeada en la cara. Los demás profesionales de la prensa, todos de diarios de la Cadena Capriles, sufrieron golpes en diversas partes del cuerpo, según lo relatado por Pastrana, quien también es periodista de ese grupo editorial. Los agresores llegaron al lugar gritando "revolución" y "esta calle es del pueblo", y procedieron a golpear a los comunicadores, dijo Pastrana.

En los panfletos repartidos por los periodistas se explicaba un artículo del polémico proyecto de Ley Orgánica de Educación que, según la oposición, penaliza el ejercicio libre del periodismo, y se recogían consignas a favor de la libertad de expresión. La nueva norma es defendida por el Gobierno como un instrumento para avanzar en la instauración del socialismo del siglo XXI, pero ha provocado un fuerte rechazo entre los sectores opositores, académicos, estudiantiles, eclesiásticos y gremiales que denuncian su carácter "ideologizante" y "excluyente".

El presidente de la Cadena Capriles, Miguel Ángel Capriles, repudió el hecho de que los periodistas de la empresa que él dirige "hayan sido agredidos de esta manera brutal". Este suceso "no es una demostración de respeto a los derechos humanos", añadió Capriles en declaraciones a los medios locales.

Mientras la Asamblea Nacional de Venezuela aprobaba la polémica Ley de Educación, en las calles de Caracas se producían enfrentamientos entre opositores y la policía que utilizó chorros de agua para dispersarles. La oposición al presidente venezolano, Hugo Chávez, insiste en que el proyecto de ley sometido a segunda discusión "no es el mismo" que se aprobó en primera lectura, hace ochos años, en agosto de 2001.AGENCIA ATLAS

La oposición propondrá un referendo abrogatorio

La polémica nueva Ley de Educación fue aprobada ayer por la Asamblea Nacional venezolana sin la participación de los diputados de la oposición que abandonaron el debate alegando que no querían convalidar con su "presencia la violación de todo el procedimiento legislativo". Según la oposición lo que el Gobierno hace con la ley es "adoctrinar" a los estudiantes y garantizar un mayor control sobre los medios de información.

Uno de los puntos más controvertidos de la nueva norma es el artículo 50 que establece que los medios de comunicación no pueden publicar informaciones "que produzcan terror en los niños, inciten al odio, atenten contra los sanos valores del pueblo venezolano, la salud mental y física de la población". Otro punto polémico es el poder que la ley otorga a los consejos comunales y demás organizaciones sociales de la comunidad, que como "agentes de la educación" tienen que ejercer "un rol pedagógico liberador para la formación de una nueva ciudadanía y construcción de los sujetos sociales de transformación".

El proyecto que esperó ocho años par su segunda discusión legislativa, es defendido por el Gobierno como un instrumento "necesario" para garantizar la "igualdad" de oportunidades y "promover el pensamiento crítico" frente al estatus dominante. "Se están enfrentando dos manera de ver el mundo", declaró la presidente de la comisión de Educación, la oficialista María de Queipo, quien sostuvo que el proyecto "ha sido ampliamente discutido por todos los sectores" durante el tiempo que permaneció en espera de su aprobación.

El diputado del partido opositor Podemos (izquierda), Ismael García, dijo después de abandonar el debate, que impulsaría la recolección de firmas entre la población para proponer un "referendo abrogatorio" en contra de la ley aprobada, que consideró una carta blanca para que Chávez supuestamente ejerza "toda la rectoría de la educación" en el país.

Lo más visto en...

Top 50