La popularidad de Berlusconi baja por primera vez del 50%

La revista 'L'Expresso' publica nuevas cintas de D'Addario.- Su abogado dice que son "pura invención"

Por primera vez desde que tomó las riendas del Gobierno en mayo de 2008, la popularidad de Silvio Berlusconi ha bajado del 50%. Según una encuesta de IPR Marketing para La Repubblica, el grado de confianza del Cavaliere entre los italianos ha bajado cuatro puntos en dos meses, y se sitúa en el 49%, todavía cuatro puntos por encima de su Gobierno.

Los escándalos de menores, velinas y prostitutas a las que Berlusconi cortejaba y luego, en ocasiones, convertía en candidatas, han pasado factura al primer ministro, que logra evitar una caída mayor, según afirma el sondeo, por el éxito de organización del G-8 celebrado en L'Aquila, y sobre todo por la llamativa ausencia de noticias negativas en seis de las siete televisiones controladas o poseídas (al 50%) por el magnate de la comunicación y jefe de Gobierno.

Más información
Patrizia D'Addario decía la verdad sobre las fiestas de Berlusconi
Silvio y Patrizia, todas las escuchas
Berlusconi: "No soy un santo"

La revista L'Espresso, que el lunes publicó en su página web cinco grabaciones realizadas por la 'escort' de lujo Patrizia D'Addario durante sus visitas al palacio Grazioli, ha vuelto a la carga con nuevos registros de audio. Una segunda entrega que deja en evidencia y de nuevo sin una respuesta firme tanto a Berlusconi como a su abogado personal, el diputado Niccoló Ghedini.

"Nunca usa preservativo"

El letrado declaró que se trata de un material "sin ningún valor, del todo inverosímil, pura invención", y al mismo tiempo acusó veladamente a los magistrados de Bari que investigan a Gianpaolo Tarantini (a quien la fiscalía acusa de reclutar escorts para el primer ministro) de haber filtrado las cintas.

Únete ahora a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites
Suscríbete aquí

Los fiscales de Bari emitieron un comunicado oficial desmintiendo que haya habido ningún tipo de filtración, pero D'Addario remató su vendetta contra Papi sacando a la luz nuevas conversaciones, que insisten tanto sobre los hábitos sexuales del primer ministro ("mira que nunca usa preservativo", le advierte Tarantini a D'Addario), como sobre su afición a deleitar a las velinas con mítines de autopromoción en mitad de las fiestas.

"Yo soy el único del mundo que ha presidido el G-8 dos veces", se oye decir a Berlusconi durante la cena en Grazioli con Tarantini, D'Addario y otras invitadas. "Como ahora vamos hacia el G-16, y me toca a mí esta vez, y toca un año a cada uno, soy in-su-pe-ra-ble... ¡Tres veces!".

Los conservadores apoyan a Berlusconi

La mayoría conservadora, superada por la acumulación de pruebas que indican que Berlusconi ha mentido repetidamente a la opinión pública sobre el asunto, acusó a la oposición de agitar el ventilador, y de paso tumbó en el Parlamento una moción del Partido Democrático que instaba a debatir sobre comportamiento privado y ética pública.

Nicola Zingaretti, presidente del centro izquierda de la Provincia de Roma, invitó a Berlusconi a decir la verdad sobre las veladas de palacio Grazioli. "Un hombre de bien debe decir la verdad sobre todo si tiene responsabilidad pública. Si uno ha cometido un error, debe ir a televisión y decir 'chicos, me he equivocado'. La denuncia continúa porque es evidente que el jefe del Gobierno no está diciendo la verdad. Las filtraciones revelan que está en medio de una red de prostitución. Pretendo que quien gestiona mi país, se llame Silvio Berlusconi, Romano Prodi, Bill Clinton o Gerard Schroeder, diga la verdad y diga "me he equivocado".

ELPAÍS.comundefined

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS