Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Obama y Medvédev reanudarán el diálogo sobre el desarme nuclear

Los presidentes de EE UU y Rusia firmarán un acuerdo marco el lunes en la primera visita del jefe de Estado estadounidense al Kremlin

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, y su homólogo ruso, Dmitri Medvédev, sellarán el lunes el nuevo inicio de las relaciones entre sus dos países con la firma en Moscú de un acuerdo marco sobre el desarme nuclear. El anuncio lo ha dado hoy el asesor del Kremlin para Asuntos Internacionales, Serguéi Prijodko, quien ha explicado que el acuerdo "será políticamente vinculante, pero no tendrá carácter jurídico". El documento, denominado "comunicado de entendimiento", será suscrito durante la primera visita de Obama a Rusia, del 6 al 8 de julio.

En relación al recorte del arsenal que deberá establecer el nuevo acuerdo, el funcionario del Kremlin ha subrayado que ambos países se comprometerán a tener "menos de 1.700 cabezas nucleares", lo que supone niveles de disminución mayores de los contemplados por el Tratado de Moscú sobre Reducciones de Armamento Estratégico Ofensivo de 2002, que prevé que para 2012 ambas potencias tengan un máximo de entre 1.700 y 2.200 cargas nucleares.

Prijodko ha añadido que con respecto al Tratado de Reducción de Armas Estratégicas (START), que expira en diciembre, Rusia mantiene su postura de vincular la firma del nuevo acuerdo con los planes estadounidense sobre el escudo antimisiles en Europa. Moscú espera "sellar un acuerdo definitivo sobre desarme antes de 2009 o a principio de 2010", según el asesor del Kremlin. El primer ministro ruso, Vladimir Putin, ha reiterado por su parte que la suspensión del proyecto del escudo por parte de Estados Unidos facilitaría las relaciones entre los dos países.

Durante la cumbre ruso-estadounidense también se firmarán sendos acuerdos de cooperación militar y sobre tránsito de mercancías militares de EE UU con destino a Afganistán. "Después de los acontecimientos en Abjasia y Osetia del Sur, nuestra cooperación militar prácticamente se congeló. Se trata de reanudar unos contactos normales por vía militar", ha explicado Prijodko refiriéndose al congelamiento de las relaciones militares entre los dos países tras la crisis en las dos regiones separatistas georgianas el pasado agosto.