Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Venezuela y EE UU normalizarán sus relaciones diplomáticas

El reestablecimiento de los embajadores pone fin a la crisis diplomática

La Cancillería de Venezuela ha anunciado oficialmente la noticia que ya se tenía como un hecho en Caracas: que los Gobiernos de Estados Unidos y Venezuela acordaron normalizar sus relaciones diplomáticas, rotas desde el 11 de septiembre de 2008, cuando el presidente Hugo Chávez expulsó de su país al embajador estadounidense y EE UU respondió con el mismo gesto. El ministro de Exteriores de Venezuela, Nicolás Maduro, informó ayer que el intercambio diplomático se reestablecerá "en los próximos días", cuando "los dos embajadores" vuelvan a sus cargos.

La Embajada de Estados Unidos en Caracas también confirmó que este acuerdo fue alcanzado durante una conversación telefónica que sostuvieron el lunes el secretario de Estado adjunto de EE UU para el Hemisferio Occidental, Thomas Shannon, y el ministro Maduro.

"Thomas Shannon habló el lunes con el canciller Maduro sobre este tema, pero aún no ha habido un pronunciamiento oficial por parte de Washington ni se ha establecido una fecha de regreso de los embajadores", informó ayer la agregada de prensa de la embajada estadounidense en Caracas, Robin Holzhauer. La conversación entre Shannon y Duddy también fue noticia de primera página el martes en el diario venezolano Últimas Noticias -el mismo diario en el que el presidente Chávez suele publicar su columna de opinión, tres veces por semana-, que atribuyó la información a una "fuente oficial" no identificada de la Cancillería.

La crisis diplomática entre Estados Unidos y Venezuela estalló el 11 de septiembre de 2008, cuando el presidente Chávez decidió echar del país al embajador estadounidense en Caracas como un gesto de solidaridad hacia el presidente boliviano, Evo Morales, que había denunciado injerencias de Estados Unidos en su asuntos internos. Como respuesta, EE UU también expulsó al embajador venezolano en Washington.

Pero el apretón de manos entre los presidentes Chávez y Barack Obama, durante la Cumbre de las Américas que se celebró en abril pasado en Trinidad y Tobago, abrió un nuevo episodio de entendimiento entre ambos países. En aquella oportunidad, la secretaria de Estado, Hillary Clinton, y el presidente Chávez plantearon la posibilidad del pronto regreso de sus embajadores y, desde entonces, ambas cancillerías trabajan en ello. Según afirman fuentes de la embajada de Estados Unidos en Venezuela, para que esta meta se concrete, haría falta también que el Gobierno de Venezuela levante la declaratoria de persona non grata contra el embajador estadounidense en Caracas, Patrick Duddy.

En caso de que el presidente Chávez reitere su decisión de sustituir al antiguo embajador, Bernardo Álvarez, por el actual representante de Venezuela en la OEA, Roy Chaderton, también haría falta que tanto la presidencia de Estados Unidos como el Senado de ese país aprueben el nombre del nuevo embajador que Venezuela enviará a Washington en su representación.

Pero parece que, para evitar trámites engorrosos, Venezuela mantendrá a su actual embajador. "Resulta más sencillo reasignar a los anteriores embajadores. Es la fórmula más rápida", han dicho fuentes diplomáticas venezolanas.