Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los periodistas brasileños podrán ejercer sin titulación

El Supremo deroga las últimas leyes militares sobre comunicación

Desde ayer, los periodistas brasileños podrán ejercer su oficio sin la exigencia de estar titulados en Ciencias de la Información. El Tribunal Federal Supremo de Brasil, por ocho votos a favor y uno en contra, derogó el miércoles uno de los últimos residuos de la legislación sobre los medios de comunicación de los tiempos de la dictadura militar en 1969. El tribunal atendía así un recurso contra la exigencia de titulación planteado por el Sindicato de Empresas de Radio y Televisión en el Estado de São Paulo (Sertesp).

Semanas atrás, también el Supremo revocó la llamada Ley de Prensa de los militares, cargada de amenazas y censura a los periodistas.

Según el relator del caso, el magistrado y presidente del Supremo, Gilmar Mendes, el periodismo es una profesión diferenciada, vinculada al amplio ejercicio de las libertades de expresión y de información. Según él, exigir a un periodista el diploma de periodismo es ir contra la Constitución, que garantiza indistintamente estas libertades a todos los ciudadanos.

El magistrado Mendes destacó que esta sentencia del Supremo que exime del diploma no puede ser vista como una incitación a no estudiar periodismo en la Universidad, ya que un periodista, como un cocinero, cuanto más sepa de su oficio, mejor, y con más eficacia lo ejercerá.

El único magistrado que votó en contra fue Marco Aurelio Mello. Defendió la norma de los militares que obligaba a los periodistas a tener diploma tras alegar que el periodista para poder entrevistar, o hacer periodismo de investigación, necesita dominar la técnica como en los demás oficios, y esa técnica la otorga, según él, el diploma universitario.

En el mundo del periodismo, la sentencia del Supremo fue en general bien recibida ayer, sobre todo por aquellas organizaciones de periodistas que abogaban desde los tiempos de la dictadura por una total libertad para poder trabajar en los medios de información, aunque hubo alguna asociación de prensa, más ligada a la derecha política, que seguía abogando por la necesidad del título.