Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

EE UU traslada a cuatro presos chinos de Guantánamo a Bermudas

Pekín reclama la extradición a China de los reclusos, pertenecientes a la etnia uigur

Cuatro chinos musulmanes que se encontraban recluidos en la prisión de Guantánamo por su presunta vinculación con acciones terroristas han sido trasladados a Bermudas, según ha informado el Departamento de Justicia estadounidense. De este modo, la Administración de Barck Obama comienza el desmantelamiento progresivo de la base naval instalada en Cuba, una de sus promesas electorales. Los detenidos, pertenecientes a la etnia uigur, habían sido absueltos.

El anuncio llega un día después de que el presidente de Palaos, Johnson Toribiong, acordase adoptar temporalmente a los 17 uigures que permanecían presos en Guantánamo. "Se trata de un gesto humanitario que permitirá que puedan reanudar sus vidas con la mayor normalidad posible". Los detenidos chino proceden de la región musulmana de Xinjiang, en el extremo oeste y fueron capturados por el gobierno de los EE UU durante la invasión de Afganistán tras el 11 de septiembre de 2001.

Palaos es una diminuta república insular de apenas 20.000 habitantes situada 800 kilómetros al este de Filipinas, en el Pacífico Sur, y que vive fundamentalmente del turismo tras independizarse en 1994 de los Estados Unidos. Además es uno de los veintitrés países en el mundo que todavía mantiene contactos diplomáticos con Taiwán, lo que imposibilita las relaciones bilaterales con China ya que Pekín no reconoce a la isla como un Estado soberano.

Pekín, "clara y persistente"

Mientras, Pekín ha solicitado a EE UU que detenga "el envío de sospechosos terroristas a terceros países" y reclama su extradición a China. Según expone el portavoz de turno del Ministerio de Asuntos Exteriores, Qin Gang, el Gobierno de Estados Unidos debe "parar y extraditarlos a China en un breve plazo". Qin asegura que Pekín ha mantenido una oposición "clara y persistente" a cualquier tipo de acuerdo que no sea el envío a China de estos 17 hombres.

"China se opone a que ningún país acoja estos terroristas", agregó el portavoz, quien recordó que los 17 uigures pertenecen al Movimiento Islámico de Liberación del Turkestán Oriental, una organización considerada terrorista por Pekín. Este grupo reclama la independencia de la región occidental de Xinjiang, antaño dominada por musulmanes descendientes de los turcomanos y que cuenta con enormes reservas de recursos naturales.