Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
REINO UNIDO | ELECCIONES

Brown rechaza los llamamientos de dimisión

Afirma ser la "persona adecuada" para los desafíos que afronta Reino Unido, por lo que está decidido a "concluir el trabajo".- Dimiten los titulares de Defensa y Transporte

El círculo de presión se estrecha sobre Gordon Brown. Pero el primer ministro británico se muestra desafiante y afirma que a pesar de los llamamientos para que renuncie "concluirá el trabajo" iniciado cuando hace dos años asumió el poder, porque considera que es "la persona adecuada" para los retos pendientes en Reino Unido.

Los primeros resultados de las elecciones locales inglesas celebradas este jueves en Reino Unido y las últimas dimisiones de los titulares de Defensa, John Hutton, y de Transportes, Geoff Hoon, evidencian la pérdida de crédito del laborismo e incrementan la presión sobre el primer ministro británico, que este viernes por la mañana ha reestructurado su Gobierno en busca de un respiro político. El ministro de Trasnportes se convierte en el quinto miembro del Gabinete laborista de Gordon Brown que renuncia en los últimos días. A diferencia del titular de Trabajo y Pensiones, James Purnell, que renunció el jueves por la noche y exigió la dimisión de Brown, Hoon no ha explicado de momento los motivos de su decisión.

Tras admitir que el Partido Laborista ha encajado una "dolorosa derrota" en las elecciones locales parciales inglesas celebradas el jueves quien ha comparecido este viernes por la tarde ante la prensa para explicar los cambios en su gabinete, ha asumido toda la responsabilidad por la debacle laborista. Pero a continuación se ha mostrado firme al afirmar: "No vacilaré. No abandonaré. Seguiré haciendo mi trabajo".

Brown se ha disculpado por los errores que han llevado a la política británica a un profundo descrédito por el escándalo de los gastos, así como por la situación económica en la que se halla sumido el país, pero ha insistido en que "si no pensara ser la persona adecuada para esta responsabilidad no estaría aquí".

Al margen de las dos renuncias de este viernes, el mandatario ha sido testigo en los tres últimos días de la marcha de otros tres ministros: las responsables de Interior y las Comunidades, Jacqui Smith y Hazel Blears, y el responsable de Trabajo y Pensiones, James Purnell, además de las de otros altos cargos.

Brown empezó la jornada premiando a los que le fueron fieles, como el titular de Economía, Alistair Darling, que conservó su cargo a pesar de las conjeturas de que sería cambiado de ministerio, y Jack Straw, que se quedará en Justicia. El puesto más importante por cubrir fue el de Interior, que dejó Smith y que ha recaído en Alan Johnson, hasta ahora ministro de Sanidad y que parecía tener más posibilidades de sustituir a Brown si éste era forzado a dejar el liderazgo laborista.

También se han quedado en sus cargos los ministros de Empresas y de Asuntos Exteriores, Peter Mandelson y David Miliband, respectivamente, que concedieron este viernes varias entrevistas en las que dieron su total respaldo al liderazgo de Brown.

Medidas

Tras anunciar la nueva composición de su Gobierno, Brown se ha centrado en enumerar las medidas que piensa aplicar para "hacer limpieza" en la vida política y "liderar el país para salir de la crisis". Entre otras cosas, ha prometido la creación de tres comisiones especiales, que se ocuparán respectivamente de la reforma constitucional y del sistema parlamentario, de la política nacional y de las medidas económicas necesarias para afrontar la crisis.

Para restablecer la confianza en el Parlamento, ha adelantado la elaboración de un código de conducta y la constitución de un organismo independiente que audite los gastos de los parlamentarios. "La economía y la ética exigen fortaleza, determinación y carácter", ha dicho Brown, quien apostilló: "Acabaré la tarea".

Apoyo a Brown

Pese a todo, varios miembros del Gobierno de Reino Unido han cerrado filas en torno a Brown. La líder de la Cámara de los Comunes y número dos del partido, Harriet Harman, ha manifestado que el grupo apoyará al jefe del Gobierno. "Si James Purnell quiere tomar la decisión de marcharse, entonces es su asunto, pero no tiene derecho a decir que el primer ministro también tiene que irse. Él no se marchará". Por su parte, el ministro de Empresas, Peter Mandelson, ha apuntado que "el Gabinete está firmemente detrás del primer ministro, así es como estaremos, haciendo nuestro trabajo y asumiendo los grandes desafíos que afronta el país".

Otro ministro que ha salido en defensa de Brown ha sido el titular de Cooperación Internacional, Douglas Alexander, que cree "es el hombre adecuado para dirigir el país". Todo lo contrario piensa el líder de la oposición conservadora, David Cameron, a quien todos ven ya como el próximo primer ministro. Aprovechando la descomposición laboralista, Cameron ha reclamado la convocatoria urgente de elecciones generales porque el Gobierno, según dice, "se derrumba ante nuestros ojos".

Descalabro electoral

Otro de los capítulos que ha erosionado la figura de Brown son las elecciones locales que se celebraron el jueves en el Reino Unido, en las que el partido laborista no ha obtenido buenos resultados. En Bristol (oeste de Inglaterra), liberal-demócratas y conservadores han ganado cuatro escaños cada uno a expensas de los laboristas y los primeros tienen ya la mayoría en el municipio con 36 concejales. En Central Bedfordshire (centro), los conservadores lograron 54 escaños frente a los 11 de los liberal-demócratas, mientras que los laboristas no obtuvieron un solo escaño. En Hartlepool (noroeste), el independiente Stuart Drummond fue reelegido alcalde. Por otra parte, los resultados de las elecciones europeas no se conocerán hasta el domingo por la noche, pero todo apunta también a un descalabro de los laboristas, que podrían quedar relegados al tercer o cuarto lugar, detrás incluso del antieuropeo UK Independence Party (UKIP).

Según medios británicos, Brown se reunió el jueves por la noche con sus asesores más próximos, entre ellos el ministro para la Empresa y ex comisario europeo, Peter Mandelson, para tratar de impedir nuevas fugas que complicarían aún más su difícil tarea de formar un nuevo Gobierno con el que resistir el año que le queda hasta agotar la legislatura. Según ha informado un portavoz de Downing Street, el líder laborista planifica llevar a cabo un reajuste de su gabinete a lo largo del día. Mientras, los medios británicos señalan que el hasta ahora titular de Sanidad, Alan Johnson, será el nuevo responsable de la cartera de Interior y el ministro de Economía, Alistair Darling, permanecerá en esa cartera. El titular de Justicia, Jack Straw, continuará al frente de este ministerio, informa la BBC.