Hu Jintao y Lula aplican la 'diplomacia del petróleo'

China y Brasil firman una docena de acuerdos comerciales que beneficiarán el intercambio bilateral del crudo

Pekín continúa aplicando la diplomacia del petróleo. El presidente chino, Hu Jintao, y su homólogo brasileño, Luiz Inácio Lula da Silva, fueron testigos ayer de la firma de una docena de acuerdos, entre los que destaca la concesión por parte del Banco de Desarrollo de China de un crédito de 10.000 millones de dólares (7.300 millones de euros) a Petrobras durante 10 años para exploración petrolífera, y el compromiso del grupo estatal brasileño de suministrar 150.000 barriles diarios de crudo a China en 2009 y 200.000 los siguientes nueve años. En paralelo, Sinopec, la mayor compañía refinadora del país asiático, realizará labores de exploración en dos áreas de Brasil. Los otros acuerdos afectan a los sectores de satélites, bancos, puertos, productos agrícolas y cooperación judicial.

El compromiso petrolero beneficia a las dos potencias emergentes. Petrobras necesita dinero con el que financiar su programa de exploración, ya que prevé gastar 111.000 millones de dólares (81.500 millones de euros) hasta 2020 para producir 1,8 millones de barriles al día en yacimientos presalinos, mientras que China -el segundo mayor consumidor del mundo de energía- precisa materias primas con las que alimentar su pujante economía. La petrolera brasileña anunció en noviembre de 2007 el descubrimiento del yacimiento Tupi, que podría contener hasta 8.000 millones de barriles de crudo bajo 3.000 metros de agua y 7.000 de fondo marino.

La televisión estatal china aseguró que ambos dirigentes han acordado cooperar estrechamente para luchar contra la crisis económica y hacer frente a los "grandes desafíos que tienen delante las naciones en desarrollo, como el cambio climático, la energía y la seguridad alimentaria", según palabras del primer ministro, Wen Jiabao.

Lula evocó la necesidad de construir "un orden internacional más justo". "Los esfuerzos concertados y el diálogo entre los países en desarrollo serán necesarios para que sus voces se escuchen cada vez más en la escena internacional", dijo en un artículo publicado en el periódico en inglés China Daily. El presidente brasileño mostró también interés en cooperar en biotecnología, nanotecnología y biocombustibles.

El ministro de Exteriores brasileño, Celso Amorim, afirmó que los bancos centrales de los dos países están estudiando la posibilidad de utilizar sus respectivas monedas -el real y el yuan- para el comercio bilateral, en lugar del dólar estadounidense. Lula planteó a Hu la idea por primera vez durante la cumbre de los países del G-20, el pasado abril, en Londres. Los intercambios entre China y Brasil ascendieron a 36.440 millones de dólares (26.700 millones de euros) el año pasado.

El viaje del líder suramericano, de tres días de duración y que finalizará hoy con una visita al proyecto conjunto de desarrollo de satélites, es el segundo que realiza a China desde que accedió al cargo en 2003.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

El préstamo de Pekín a Petrobras forma parte de una amplia estrategia para asegurarse recursos energéticos. El mes pasado concedió también 10.000 millones de dólares a Kazajstán, a cambio de que otra de las grandes compañías chinas del sector, Petrochina, pudiera comprar el 50% de un productor del país de Asia central.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS