Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

"Fue un icono de la democracia"

Argentina siente la muerte del emblemático ex presidente Raúl Alfonsín

Políticos de diferentes fuerzas y líderes sociales y religiosos argentinos elogian la emblemática figura del ex presidente Raúl Ricardo Alfonsín, fallecido en Buenos Aires víctima de un cáncer de pulmón.

Aníbal Fernández, ministro de Justicia argentino

"Es un icono de la democracia, de los que amamos la militancia en la política. No he visto militante de las características de él, caminador como ninguno, conocedor del pueblo. El país pierde a un demócrata", señaló el ministro de Justicia argentino, Aníbal Fernández, quien pese a las diferencias de visión política, dijo haber labrado con Alfonsín una relación personal "muy linda".

Elisa Carrió, líder de Coalición Cívica

La líder de la principal fuerza opositora de Argentina, considera que Alfonsín marcó una bisagra histórica y "quedará marcado porque hizo política, no era producto de las encuestas y además tenía ética y el sentido épico, heroico de la política".

Gerardo Morales, presidente de Unión Cívica Radical

Para el presidente de la Unión Cívica Radical, el ex presidente lideró el último proyecto nacional que conoció el país" y fue "el mejor presidente de la democracia".

Eduardo Duhalde, ex presidente

El peronista Eduardo Duhalde, presidente provisional entre 2002 y 2003, se mostró "conmovido" por la muerte de Alfonsín, de quien recordó el "servicio que le hizo a la patria en su peor momento, en 2001, cuando convenció a los suyos de ayudar a salir del trance y que el país se recuperara".

Fernando de la Rúa, ex presidente

"Es un pesar común el que sentimos con todo el pueblo argentino por la pérdida de quien dio ejemplo de lucha y de compromiso con el país", apuntó el ex presidente Fernando de la Rúa (1999-2001), también de la Unión Cívica Radical (UCR) como Alfonsín. "Fue un hombre de principios republicanos que luchó toda su vida para defender la democracia, combinaba el respeto y el afecto de manera sencilla y cálida", agregó. "La vida política esta formada por éxitos y contrariedades, tuvimos buenos y malos momentos, pero siempre con comprensión, fueron más las coincidencias", añadió De la Rúa, que recordó que Alfonsín tuvo la amabilidad de saludarle en su último cumpleaños.

Carlos Ménem, ex presidente

Para el ex presidente Carlos Saúl Ménem, que sucedió a Alfonsín en el poder en 1989, el ex mandatario fue "un verdadero amigo, más que adversario político". Según Ménem, una de las cosas que más dolió a Raúl Alfonsín cuando abandonó la presidencia fue la falta de una moneda fuerte en el país capaz de enfrentar la espiral de la inflación.

Cristina Fernández, presidenta argentina

La presidenta argentina, Cristina Fernández de Kirchner, lamentó la muerte del ex mandatario y alabó el papel que jugó en la recuperación democrática del país. Fernández recordó que la figura de Alfonsín "está indisolublemente vinculada a la recuperación democrática de la nación tras la dictadura más trágica que tuvimos los argentinos", en referencia a su llegada al poder en 1976, que puso fin a toda una etapa de golpes militares que azotaron el país desde 1930 a 1983. La presidenta argentina recordó también que Alfonsín "era un hombre con convicciones, muchas veces con diferencias con nosotros, pero con mucha convicciones, eso es lo que es digno de respetar, un hombre que defendía a rajatabla sus ideales, es algo que tiene mucho valor", e informó en declaraciones recogidas por los medios locales de que se han decretado "tres días de duelo, que es lo que corresponde a un ex presidente de la nación".

Diego Maradona, seleccionador de fútbol

El seleccionador argentino de fútbol, Diego Maradona, lamentó la muerte del ex presidente Alfonsín y dijo que recibió la noticia con "mucha tristeza". "La verdad es que tomé la noticia con una tristeza muy grande. Cuando asumió la presidencia yo estaba en Barcelona y era muy importante la vuelta de la democracia a nuestro país", agregó. Maradona visitó la sede del Gobierno argentino y estuvo en el balcón de la Casa Rosada junto a Alfonsín cuando Argentina, bajo su capitanía, ganó el Mundial de México '86.