Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Conflicto de Oriente Próximo

Israel asegura que la ofensiva militar contra Hamás en Gaza está "en sus fases iniciales"

El Gobierno israelí asegura que la operación puede durar "semanas.- Cuarta jornada de bombardeos.- La cifra de muertos supera ya los 360

Israel iniciaba este martes la cuarta jornada de bombardeos sobre objetivos de Hamás en Gaza. Al menos 10 palestinos han muerto y otros 40 han resultado heridos en los ataques de esta madrugada, contra varios edificios de la organización islamista palestina. La cifra de muertos supera ya los 350, con 1.500 heridos. Pese a ello, Israel descarta un alto el fuego y anuncia una larga campaña militar contra Hamás, que también asegura que seguirá la lucha. Por el momento, Israel se centra en los ataques aéreos, pero miles de soldados israelíes están apostados en las inmediaciones de Gaza para entrar cuando lo ordene su Gobierno.

Todo el entorno geográfico de Gaza ha sido declarado "zona restringida" por Tel Aviv. Sólo las carreteras asfaltadas y los principales núcleos urbanos están abiertos al tránsito civil en el área, donde unidades de vehículos acorazados y carros de combate se han apostado y permanecen alineados entre bosques, lomas y cañadas. La invasión por tierra parece el siguiente paso de la campaña militar contra Hamás emprendida el pasado sábado por Israel, sin precedentes en los últimos años.

Y que no va a parar por el momento. Al inicio del cuarto día de bombardeos, el Gobierno de Ehud Olmert ha rechazado el alto el fuego. Según informa el diario israelí Haaretz, el primer ministro ha informado al presidente, Simón Peres, de la marcha de la ofensiva y le ha dicho que la operación militar está "en sus fases iniciales". Las palabras de Olmert vienen a ratificar lo dicho esta mañana por su ministro de Interior, Meir Sheetrit, que esta mañana declaraba a la radio estatal que el ejército estaba preparado para "largas semanas de acción" y que "no debe detener la operación hasta romper la voluntad de los palestinos, de Hamás, de seguir disparando contra Israel". "No hay lugar para un alto el fuego", ha sentenciado, hasta que la amenaza de los cohetes palestinos haya sido eliminada completamente. Para benjamín Netanyahu, candidato del Likud a las elecciones del próximo 10 de febrero, Israel tendrá que desalojar a Hamás del poder porque si no, "se rearmará".

Por su parte, Hamás no se rinde. Un dirigente de Hamás, Mushir al Masri, ha segurado que su movimiento no está "suplicando una tregua y no hay lugar para una tregua mientras continúe la agresión y el bloqueo" de Gaza.

Más bombas

Así las cosas, los bombardeos sobre objetivos en gaza han entrado en su cuarto día. Aviones israelíes han disparado contra edificios de Hamás -la campaña incluye cualquier infraestructura de la organización integrista: almacenes, oficinas, las viviendas de sus dirigentes, mezquitas, etc-. En este caso los objetivos han sido cinco edificios del Gobierno de Hamás y otro perteneciente a la Universidad Islámica de Gaza, símbolo de la cultura palestina, así como un polideportivo y dos campos de entrenamiento de Hamás. Los últimos bombardeos han causado la muerte de al menos 10 personas, incluyendo dos hermanas de 10 y 12 años alcanzadas por una explosión en Beit Hanun. La cifra de muertos desde que comenzaron el sábado los bombardeos supera ya los 360. Según la ONU, al menos 62 son civiles.

La ofensiva israelí tiene como objetivo declarado detener los lanzamientos de cohetes y piezas de mortero contra las poblaciones israelíes cercanas a Gaza. Los cientos de cohetes que han caído sobre Israel desde el sábado se han cobrado la vida de tres civiles israelíes -el último en Ashdod- y de un soldado de los que están apostados a las puertas de la Franja a la espera de la orden de entrada.

Por otro lado, Israel ha permitido la entrada en Gaza de un convoy de ayuda humanitaria.