Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las FARC nombran a un nuevo miembro en la comisión negociadora sobre el canje de rehenes

Pablo Catatumbo sustituye a Felipe Rincón en el grupo que debe negociar con uribe la liberación de secuestrados a cambio de guerrilleros presos

La guerrilla de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) eligió ayer al sustituto de Álvaro Serpa, alias Felipe Rincón, muerto en combate , en la comisión que debe negociar con el Gobierno de Álvaro Uribe un acuerdo humanitario para un intercambio de rehenes. Jorge Torres, alias Pablo Catatumbo, se integrará en esa comisión junto a Fabián Ramírez y Carlos Antonio Lozada, según han anunciado las FARC en un comunicado.

"Ratificando nuestra inquebrantable decisión por concretar un canje de prisioneros de guerra con el Estado y luego de rendirle honores a la memoria del desaparecido camarada Felipe Rincón, quien hacía parte de la comisión del canje, designamos al comandante Pablo Catatumbo como nuevo integrante de dicha comisión", dice la nota de las FARC, emitida por el Secretariado (mando central) de las FARC fechada el 18 de

diciembre en las "montañas de Colombia" y divulgado hoy en Internet por la Agencia Bolivariana de Prensa (ABP).

Torres, responsable rebelde en el suroeste de Colombia, es un experimentado comandante que a mediados de este año pasó a formar parte del secretariado de las FARC después de la muerte del máximo dirigente y fundador de la guerrilla, Manuel Marulanda, alias Tirofijo. Sustituye en la comisión a Felipe Rincón, que murió el pasado 29 de octubre en las selvas de la localidad sureña de La Macarena, durante un combate con la Fuerza de Tarea Conjunta Omega, agrupación de elite conformada para perseguir a los altos mandos de las FARC.

De esta forma, Pablo Catatumbo se integra en una comisión a la que ya pertenecen Fabián Ramírez y Carlos Antonio Lozada. Los tres "representarán a las FARC en las conversaciones con el Estado alrededor del canje, una vez el Gobierno otorgue las garantías necesarias para desarrollarlas en los municipios de Florida y Pradera". Las FARC quieren establecer una zona desmilitarizada, libre de soldados y policías, en una zona montañosa de 780 kilómetros cuadrados en el suroeste del país, para proceder a la negociación de un intercambio de prisioneros por rehenes.

El presidente, Alvaro Uribe, rechaza este punto por considerar que se trata de un intento de sacar ventaja militar. La guerrilla pretende en esa zona negociar el canje de 28 rehenes por medio millar de guerrilleros presos. El pasado domingo, la guerrilla anunció que pretende poner en libertad próximamente a tres policías, un soldado y a los dos únicos civiles que mantienen en el grupo de canjeables, que son el ex gobernador Alan Jara y el ex diputado (legislador regional) Sigifredo López.