Asesores de Rice recomiendan no renovar el contrato a Blackwater en Irak

Seis empleados de la compañía de seguridad privada enfrentan cargos por homicidio

Un informe del panel de asesores del Departamento de Estado de los Estados Unidos ha recomendado al Gobierno no renovar a Blackwater Worldwide el contrato como consultor de seguridad a los diplomáticos estadounidenses en Irak, ha informado una fuente cercana al informe citada por la cadena británica BBC.

La recomendación llega algo más de una semana después de que seis miembros de esta empresa fueran acusados del homicidio de 14 ciudadanos iraquíes en un tiroteo en 2007. El contrato de la empresa llega a su fin en la primavera del próximo año. La administración de Barack Obama será sin embargo, la que tenga la última palabra sobre la renovación del trabajo.

El informe no especifica que compañía tomará el testigo de la protección de diplomáticos en el violento país asiático. El Departamento de Estado ha reconocido que depende de los contratistas privados para ofrecer protección en Irak, ya que no cuentan con medios propios para hacerlo. Blackwater es una de las pocas empresas que cuenta con una gran cantidad de recursos, entre ellos aviones y helicópteros, para hacerlo.

Más información
"EE UU no podría seguir en Irak sin las empresas de mercenarios"
Acusados de homicidio seis guardias de Blackwater

El documento de 40 páginas se hará público próximamente, ya que el panel de asesores lo enviará al Congreso.

Los ex guardias de seguridad Nick Slatter, (2do Izq.) y Donald Ball, (3ro Izq.) llegan con sus abogados a un tribunal de Salt Lake City para entregarse a las autoridades de EE UU
Los ex guardias de seguridad Nick Slatter, (2do Izq.) y Donald Ball, (3ro Izq.) llegan con sus abogados a un tribunal de Salt Lake City para entregarse a las autoridades de EE UUREUTERS
Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS