Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Argentina desmiente que haya suspendido sus relaciones comerciales con Irán

El Gobierno de Cristina Fernández aclara que el anuncio atribuido a su ministro de Justicia es falso

El Gobierno argentino desmiente que haya decidido suspender sus relaciones comerciales con Irán, contradiciendo así una información emitida este martes por la Agencia Judía de Noticias (AJN), que horas antes había comunicado que el ministro argentino de Justicia, Seguridad y Derechos Humanos, Aníbal Fernández, así lo había anunciado en una reunión mantenida con una delegación del Comité Judío Americano que se encuentra de visita en el país.

Aníbal Fernández "no hizo ningún anuncio sobre comercio exterior en la reunión" con autoridades del Comité Judío Americano, ha señalado su portavoz, Fernando Coradazzi, que ha añadido que "el ministro no hace anuncios vinculados a temas que no son de su competencia".

El malentendido se produce un día después de que el portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores de Irán, Hasan Ghashghavi, dijera que "los jueces argentinos son de los más corruptos que hay en el mundo" y rechazara la petición de captura de ocho ex funcionarios iraníes por el atentado contra la Asociación Mutual Israelita Argentina (AMIA) que en julio de 1994 causó 85 muertos y más de 200 heridos en Buenos Aires.

El comercio entre Argentina e Irán representa unos 1.000 millones de dólares anuales y las relaciones diplomáticas entre ambos países ya estaban congeladas desde mediados de la década pasada a raíz de la investigación del ataque terrorista.

El magistrado argentino Rodolfo Canicoba Corral ha pedido la captura de ocho ex funcionarios de Irán por su presunta participación en el atentado y ha acusado al grupo chií libanés Hizbulá de haberlo perpetrado.

Dichos funcionarios son el ex presidente Alí Akbar Rafsanjani, los ex ministros de Relaciones Exteriores Alí Akbar Velayati y de Información y Seguridad Alí Fallahijan, el ex comandante de la Guardia Revolucionaria Mohsen Rezai, el ex líder de las Fuerzas QUDS Ahmad Vahidi y tres antiguos funcionarios de la embajada de Irán en Buenos Aires: Hadi Soleimanpour, Moshen Rabbani y Ahmad Reza Ashgari. El mes pasado, Irán respondió que no entregará a los funcionarios, que no colaborará con la investigación y que responderá los exhortos del juez.

El portavoz iraní ha afirmado que basaba sus declaraciones sobre los jueces en "un informe de la organización mundial contra la corrupción Transparencia Internacional (TI)". Esta organización elabora todos los años un índice mundial de percepción de la corrupción. Según señala el diario La Nación de Buenos Aires, en su última edición, Argentina ocupó el puesto 109 entre 180 países. No obstante, TI no afirma que los jueces argentinos son de los más corruptos del mundo.

Un total de 22 personas, entre ellas varios ex policías, acusados de complicidad en el atentado, fueron absueltos por falta de pruebas en septiembre de 2004, después de casi tres años de juicio oral. El ataque contra la Amia fue el segundo contra objetivos judíos cometidos en Argentina. En marzo de 1992, el estallido de una bomba frente a la embajada de Israel en Buenos Aires causó la muerte de 29 personas.