Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Partido Demócrata refuerza su poder en el Congreso

A la espera de cerrar el escrutinio de tres escaños en el Senado, los demócratas ganan al menos cinco asientos, pero no alcanzan la mayoría de bloqueo.- En la Cámara de Representantes, los demócratas colocan a al menos otros 18 congresistas

Los demócratas no sólo han triunfado en los comicios presidenciales en las elecciones celebradas hoy, ya que también se renovaban un tercio del Senado y la totalidad de la Cámara de Representantes, y en ambos casos el Partido del presidente electo, Barack Obama, ha salido victorioso, aunque por ahora no ha alcanzado la ansiada "super mayoría" en la Cámara Alta (Senado). En estos comicios, los estadounidenses han acudido a las urnas para elegir no sólo al próximo presidente del país, sino también para renovar la totalidad de los 435 escaños de la Cámara de Representantes -Congreso-, un tercio del Senado, que sería 35 de 100 escaños, y 11 gobernadores.

Cinco escaños azules más en el Senado

A las 18.00 hora peninsular en España y según datos preliminares, los demócratas habían conseguido al menos cinco escaños adicionales en el Senado frente a los 51 actuales (56 en total) tras desbancar a dos republicanos de alto perfil, la senadora Elizabeth Dole, en Carolina del Norte, y al senador John Sununu, en Nuevo Hampshire. "Es la noche que hemos estado esperando", ha dicho la presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, pese a que varios estados aún no han arrojado resultados oficiales. También han logrado llegar a la Cámara Alta Mark Warner, por Virginia, y los primos congresistas Mark Udall por Colorado y Tom Udall por Nuevo México. Entre los senadores que han logrado una fácil reelección está el demócrata Joe Biden de Delaware. Pero tendrá que ceder su puesto a un compañero de partido porque él será el vicepresidente de Obama.

De confirmarse este resultado, los demócratas no lograrían el número de senadores suficientes -60 escaños, nueve más de la mayoría simple de 51- para impedir el bloqueo republicano de proyectos legislativos claves salidos de la Cámara de Representantes, como la retirada de Irak o la ampliación de la cobertura sanitaria, y donde el partido de Obama está ampliando su mayoría. No obstante y a la espera de cerrar el escrutinio resultados de Minnesota, Oregón y Alaska los demócratas todavía confían en conseguir 59 asientos, cumpliendo su objetivo de superar los 57 que ganaron en 1994 bajo la presidencia de Bill Clinton. Los republicanos, que contaban con 49 asientos, habrían reducido su presencia a 41.

En Minnesota las autoridades han ordenado un nuevo escrutinio, que comenzará a mediados de mes, ante el mínimo margen de ventaja que mantiene el republicano Norm Coleman frente al demócrata Al Franken, un reconocido comediante y ex presentador de radio. El nuevo escrutinio podría prolongarse hasta diciembre, según el secretario de Estado de Minnesota, Mark Ritchie. En Alaska, el republicano Ted Stevens afronta una lucha cuesta arriba frente al demócrata Mark Begich, tras ser condenado la semana pasada por un caso de corrupción.

Frente a lo que está pasando en el Senado, el partido Demócrata conserva y amplía su holgada mayoría en la Cámara Baja. Por ahora tienen asegurados 258 escaños frente a 177 republicanos, ampliando así por una veintena de escaños su mayoría en ese órgano de un total de 435 escaños. Con la derrota del republicano Chris Shays, en Connecticut, los demócratas ganaron todos los puestos en liza en el noreste del país, y consiguieron el control de todos los escaños de Nueva York en la Cámara Baja por primera vez en 35 años.

Colaboración necesaria

Asesores demócratas consultados por Reuters han confiado en que si finalmente no se logra el número mágico de 60 escaños que frustre cualquier intento republicano de tumbar la legislación, habrá senadores de ese partido que votarán junto a los demócratas las leyes más importantes cuando el nuevo Congreso eche a andar el próximo mes de enero. "Tendrán que ser más colaboradores. Tienen que darse cuenta que la vieja política de bloquear todo ya no volverá a funcionar para ellos", ha dicho uno de estos asesores.

De hecho, respaldado por una amplia mayoría demócrata en el Congreso, Obama podrá avanzar propuestas de corte populista como un segundo plan de estímulo económico, en momentos en que el 90% de los estadounidenses manifiesta descontento con el rumbo del país. Durante la contienda, Obama explicó que ese plan de reactivación económica incluiría más inversiones en la infraestructura nacional y una reforma del sector hipotecario.

Asuntos de envergadura

El nuevo Congreso estadounidense tiene por delante temas de calado a debatir, como un calendario para la retirada de las tropas estadounidenses de Irak, ampliar las rebajas de impuestos a la clase media, aumentar la cobertura de la sanidad pública y la aprobación de un segundo plan de estímulo económico. También querrán promover una mayor regulación del sector financero, a raíz del descalabro en Wall Street precipitado en parte por los problemas del sector hipotecario.

Un demócrata arrebata Misuri a los republicanos

Los demócratas ha logrado arrebatar un puesto de gobernador a los republicanos en Misuri, aunque en el resto de los 11 Estados donde este cargo estaba hoy en litigio no se han registrado cambios de partido. El resultado de esta elecciones era relevante porque afectará al dibujo del próximo mapa político que debe ser redibujado tras el censo de 2010.

En Missouri, Jay Nixon, el fiscal general más veterano de todo el país, ha derrotado al seis veces congresista Kenny Hulshof en la carrera por el cargo ocupado hasta ahora por el también republicano Matt Blunt, que no optaba a la reelección.

No obstante, el Partido de Jhon McCain mantiene el control de las oficinas del gobernador en Indiana, Dakota del Norte, Vermont y UTA. Los demócratas han hecho lo propio en Delaware, Virginia del Oeste, New Hampshire, Carolina del Norte y Montana.

Más información