Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El disidente chino Hu Jia, premio Sajarov 2008

El Parlamento Europeo resiste a las presiones de Pekín contra la concesión del galardón al activista encarcelado

El disidente chino Hu Jia, conocido, y encarcelado, por sus denuncias de los abusos del régimen chino sobre todo a través de Internet, ha sido galardonado con el premio Sajarov 2008, pese a las presiones ejercidas por Pekín sobre el Parlamento Europeo, la institución que concede el galardón. El Sajarov premia cada año a personalidades destacadas en la lucha por la libertad y los derechos humanos.

Robert Fitzhenry, portavoz del Partido Popular Europeo, ha informado de que Hu Jia ha sido el elegido para recibir el premio Sajarov a la Libertad de Conciencia por los líderes de los distintos partidos de la Eurocámara. Hu se ha impuesto a otros dos finalistas, el opositor bielorruso Aleksandr Kozulin y el presidente de la comisión electoral de la República Democrática del Congo, Apollinaire Malu-Malu.

La elección de Hu no ha gustado al Gobierno chino, que ha lamentado "fuertemente" la decisión del Europarlamento, que supone, a juicio de Pekín, "una gran interferencia en los asuntos internos de China" y una violación de "las prácticas internacionales entre los países de tratarse con igualdad". Entiende que la decisión "no representa la opinión de la mayoría de la población europea". No obstante, descarta Pekín que el hecho vaya a afectar el desarrollo de la Cumbre ASEM entre Asia y Europa que empieza mañana en la capital china. "Hay tantos grandes asuntos en el mundo para tratar que no creo que esto vaya a afectar a la cumbre", ha dicho un portavoz del Ministerio chino de Exteriores. Pekín llegó a enviar una carta al presidente y a los grupos de la Eurocámara, en la que advirtió sobre un serio deterioro de sus relaciones con la Unión Europea si finalmente Hu Jia era galardonado.

Pekín, que le considera un "criminal", ha presionado para que el premio no fuera a parar a Hu, un activista muy conocido por sus denuncias en Internet. Cuando se supo que Hu era candidato al Premio Nobel de la Paz, que finalmente fue para el ex primer ministro finlandés Martti Ahtisaari, Pekín dijo que, si se le concedía, sería una intromisión en sus asuntos internos, en su independencia judicial y en su soberanía.

Hu Jia, de 34 años, está encarcelado desde el pasado mes de abril, cuando fue condenado a tres años y medio de prisión por "incitar a la subversión del poder del Estado y del sistema socialista". De hecho, Hu fue encarcelado después de hacer, por conferencia, una declaración sobre derechos humanos en la Subcomisión de Derechos Humanos del Parlamento Europeo el 26 de noviembre de 2007. En particular, Hu se ha dedicado a denunciar los abusos del Gobierno chino con campañas a favor de la libertad religiosa o en defensa de los enfermos de sida. También se ha significado en la defensa del medio ambiente, denunciando que el galopante desarrollo chino está teniendo un enorme impacto ecológico, y en defensa de los millones de chinos afectados por la construcción de la presa de las Tres Gargantas.