Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

España explicará la directiva europea sobre inmigración a los países latinoamericanos

Solana califica de "totalmente desproporcionadas" la amenaza de Chávez de que negará petróleo a los países europeos que apliquen la directiva sobre retorno de inmigrantes

España explicará a los países Latinoamericanos la directiva europea de retorno de los inmigrantes aprobada el pasado miércoles por el Parlamento Europeo. La iniciativa es la respuesta española a las críticas lanzadas esta madrugada por el presidente de Venezuela, Hugo Chávez, que ha amenazado con bloquear inversiones e incluso dejar de vender petróleo a los países europeos que la apliquen. El Alto representante de la UE, Javier Solana, ha calificado de "totalmente desproporcionada" la amenaza de Chávez.

Zapatero se ha referido a las palabras de Chávez al término del Consejo Europeo de Bruselas. "No tenga duda de que se lo explicaremos", ha dicho Zapatero, que ha escuchado "muchas interpretaciones" a la norma aprobada por el Parlamento. "Quizá lo que convenga es explicarle al presidente de Venezuela en qué consiste esa directiva", ya que "a veces se oyen interpretaciones que no tienen mucho que ver con la realidad y con lo que esa directiva dice", ha dicho Zapatero. Con ello, espera que "no haya ninguna reacción" y que "la relación de Europa con todos los países latinoamericanos siga siendo positiva".

Ante que Zapatero, la vicepresidenta primera del Gobierno español, María teresa Fernández de la Vega, ha defendido la directiva diciendo que "garantiza los derechos de los inmigrantes", también de los que se encuentran en situación irregular, al tiempo que establece un "procedimiento judicializado" desde sus inicios. Además, ha recordado que, dado que España tiene una legislación más garantista que los mínimos que marca la directiva, la política española no cambiará. "No es aplicable a España", ha sentenciado. No obstante, el Gobierno español hará un "esfuerzo diplomático de información" con los países latinoamericanos que han criticado la directiva.

En línea con el Gobierno español, la UE entiende que la reacción de Chávez y de otros países se deben al desconocimiento de la norma. Las primeras reacciones "quizás fueron exageradas, quizás vienen de alguien que no entiende lo suficientemente bien lo que significa" el texto, ha dicho Janez Jansa, primer ministro esloveno y presidente de turno de la UE.

Esta madrugada, Chávez ha calificado de "indignante" la iniciativa, que ha llamado "directiva del bochorno", afirmando que "no irá" el petróleo venezolano a los países que adopten la medida. El presidente venezolano mantiene la esperanza de que "los gobiernos europeos se pronuncien en contra" de esa decisión. "¿Para qué más cumbres con la Unión Europea?", si aplican la directiva, se ha preguntado.

Otra de las medidas que Caracas tomará, será elaborar un listado de las inversiones en Venezuela de los países europeos que apliquen la directiva para aplicarles "también una ley de retorno". "No vamos a encarcelar a nadie, aquí respetamos. Sólo 'dame acá mi empresa' y directiva, que retornen para allá sus inversiones. Eso estamos dispuestos a hacerlo ya", ha explicado.

Las amenazas han sido criticadas por Solana, que ha afirmado esta mañana que respeta "lo que pueda decir el presidente Chávez", pero considera que esta declaración le parece "totalmente desproporcionada".

El malestar entre los países latinoamericanos y africanos sobre la nueva directiva europea se ha hecho patente tras su aprobación el pasado miércoles en Estrasburgo. Ese mismo día, el ministro de Asuntos Exteriores de Parguay anunciaba que su representante buscará una declaración de repulsa en la próxima reunión de los estados del Mercosur el próximo 1 de julio. Hoy, el presidente de Perú, Alan García, ha anunciado que solicitará la Organización de Estados Americanos una reunión para que los países miembros se pronuncien sobre la directiva de retorno.