Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El izquierdista Moreno consigue la alcaldía de Bogotá frente al candidato de Uribe

Samuel Moreno consigue un segundo mandato para el PDA y se aúpa al segundo cargo en importancia del país

Samuel Moreno Rojas, del izquierdista Polo Alternativo Democrático (PDA), será el nuevo alcalde de la capital colombiana, Bogotá. Moreno sucede en el cargo a su compañero de partido Luis Eduardo Garzón, por lo que la izquierda mantiene el control del Ayuntamiento de la ciudad por segunda legislatura consecutiva. Moreno se ha impuesto al liberal Enrique Peñalosa, candidato por el que apostaba el presidente colombiano, el conservador Álvaro Uribe.

Peñalosa reconocía la victoria de Moreno cuando se llevaban escrutados poco más del 50% de los votos. El candidato del PDA ha obtenido el 43,58% de los votos (897.918), por el 28,34% de Peñalosa.

Se trata de un hecho histórico sin precedentes que el PDA consiga repetir al frente de la alcaldía de Bogotá por segundo mandato consecutivo. También es significativa la derrota de Peñalosa, que se extiende al presidente del país, Álvaro Uribe, cuyo Partido Social de Unidad Nacional y él mismo habían respaldado al candidato liberal, que ya fue alcalde de Bogotá de 1998 a 2000.

"El Polo ha gobernado bien, y la gente lo entendió así", han sido las primeras declaraciones de Moreno tras conocer que ocupará el considerado segundo cargo más importante del país, por detrás de la Presidencia.

Tranquilidad

Colombia vivió ayer una jornada de elecciones municipales y departamentales marcadas por la tranquilidad. A pesar de la sangrienta campaña electoral (más de 20 candidatos fueron asesinados), la de ayer fue la jornada electoral más tranquila en muchos años, según el Gobierno y la misión de observadores electorales de la Organización de Estados Americanos (OEA). Sin embargo, al menos 29 personas fueron detenidas por presuntas conductas delictivas relacionadas con las votaciones.

En la segunda ciudad del país, Medellín, también triunfó la continuidad, con el periodista y escritor Alonso Salazar, candidato del movimiento Compromiso Ciudadano, respaldado por la Alianza Social Indígena (ASI). Salazar se impuso al liberal Luis Pérez. En Cali, la tercera ciudad del país, el triunfo fue para Jorge Iván Ospina, del movimiento independiente Podemos Cali, por delante del conservador Francisco José Lloreda. Cartagena, en el norte, tiene por primera vez en su historia una alcaldesa, al triunfar Judith Pineda, del movimiento Por una Sola Cartagena. Juan Carlos Gossaín, de la formación liberal Colombia Democrática era el derrotado.

Los otros cargos ejecutivos en disputa, las gobernaciones de los 32 departamentos, quedaron en manos del Partido Liberal Colombiano (PLC), con nueve de ellos; el Partido Conservador Colombiano (PCC), con cinco, y el Partido de la U de Uribe, con cuatro. El PDA logró la de Nariño, al sur, cerca de la frontera con Ecuador, mientras que las otras trece fueron para formaciones afines al PLC o al PCC e independientes.